Otoño: Dónde se puede ver el equinoccio

Esto es lo que necesitas saber sobre la transición al otoño y cómo presenciarlo sin exponerse al COVID-19.
lunes, 21 de septiembre de 2020 · 10:19

Para muchos, la mejor parte del año está llegando pues estamos agarrando la recta final antes de cerrar el 2020 que tantas sorpresas nos ha traído; nos despedimos del verano y el otoño llega a poner alfombras de hojas secas sobre nuestras calles, avisando que un periodo terminará pronto.

Para ser más específicos, el otoño comenzará el 22 de septiembre a las 15:31 horas; a este momento de transición entre estaciones se le conoce como equinoccio, a lo largo del año hay dos de ellos, uno que delimita el verano y el invierno, y el que estamos por vivir, que marca el cambio entre primavera y otoño. 

Lo que sucede a nivel astronómico es que el sol se posiciona en punto exacto del ecuador del planeta, y a partir del equinoccio, el hemisferio norte quedará cada vez más lejano al sol; como consecuencia, las noches son más largas, la temperatura baja y los días se tornan más oscuros y cortos. 

Durante ambos equinoccios en el año, el día y la noche tienen la misma duración.

Lo anterior ha marcado grandes pautas en las culturas al rededor del mundo; actualmente nuestra vida urbana no nos permite mirar ciertos aspectos de frente, pero para las sociedades antiguas, el cambio de clima y la duración de los días estuvo íntimamente conectado con ciclos de trabajo, siembra y cosecha. 

Mirar el equinoccio es una costumbre que trae consigo una carga mítica que de igual forma data de las culturas antiguas, pues la observación de los astros y los cambios en el cielo han sido sumamente valiosos para el desarrollo de la humanidad, por ello muchas personas suelen reunirse y admirar el cambio de estación.

En México contamos con un extraordinario lugar dónde observar este fenómeno astrológico, Chichen Itzá, donde al suceder el cambio de estaciones se puede apreciar perfectamente cómo la serpiente de Kukulcán desciende por las escaleras de su pirámide, deleitándonos con un espectáculo asombrosos que nos deja pensando en el conocimiento antiguo para poder medir con tal precisión el punto donde las luces y sombras juegan en su arquitectura.

Claramente 2020 no se ha prestado para hacer las cosas como veníamos haciéndolas anteriormente, pues no es ni será posible en un buen tiempo realizar actividades que requieran juntar a las personas. Sin embargo, Internet siempre está de nuestro lado brindando herramientas que nos facilitan la vida, y esta no es la excepción.

The English Heritage es un organismo público del Gobierno del Reino Unido que ofrece gratuitamente una visión en vivo de uno de los mejores lugares en el mundo para admirar el equinoccio: el monumento megalítico Stonehenge.

Sin importar en qué parte del mundo te encuentres, puedes observar en tiempo real lo que ocurre visto desde Stonehenge en su página oficial cuyo enlace puedes encontrar aquí.

Otoño durará 89 días y 20 horas, marcando su término el día 21 de diciembre, cuando dará inicio el invierno. 

 

Los equinoccios y los solsticios.

Ambos fenómenos marcan las transiciones entre estaciones, sin embargo, los solsticios se refieren a los puntos en que comienzan el verano y el invierno; mientras que los equinoccios marcan a la primavera y el otoño.

Una de sus diferencias principales es que durante los equinoccios, la duración de día y noche son iguales; mientras que en los solsticios tienen lugar fenómenos muy especiales, pues el solsticio de verano significa el día más largo del año, y el solsticio de invierno corresponde al día más corto.

Por Redacción Digital Por Esto:

MF

Más de

Otras Noticias