Síguenos

Volver

ÚLTIMA HORA

México

Balean las instalaciones del diario 'Adiscusión' en Culiacán, Sinaloa

Volver

SIGUIENTE NOTICIA

Yucatán

Fray Diego de Landa, clave para las excavaciones en San Antonio de Padua, Izamal.Excavan en la antigua abadía de San Antonio de Padua para encontrar una dolina en Izamal; los crónistas han cooperado en la investigación

Yucatán

La central de abastos recibe dinero del Ayuntamiento de Renán Barrera para tener buenos precios, pero “son los más altos del país”

Cooptada por una mafia de comerciantes que incluso rebasan la supuesta autoridad del Ayuntamiento de Mérida, la Central de Abastos de Mérida está convertida en un mercado de abusos contra los consumidores, a grado tal que la propia Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) ha cuestionado su modus operandi: “Todos están bajando precios y ellos los están subiendo (…) ¿Qué pasó en esa Central de Abastos? ¡Vuélvanse aliados de los consumidores!”, expresó en diferentes ocasiones el titular Ricardo Sheffield Padilla.

Subsidiada por el Ayuntamiento de Mérida, ese mercado “popular” ha estado, en los cinco meses recientes, en el primer lugar nacional del ranking de precios más caros de la canasta básica; no en vano, ha estado 17 veces “en boca de todos” en las mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador, en este 2023.

La Profeco resaltó que el mercado más redituable para sus locatarios incluso es más caro que los supermercados, que cuentan con mejores instalaciones y aire acondicionado. Es más, sus precios son aún más altos que los de Cancún, cuyo nivel de vida es mayor por el poder adquisitivo de los trabajadores.

Abastos de Mérida es una empresa paramunicipal cuya función es la distribución de diversos productos en un lugar accesible, en buenas condiciones y con seguridad, a precios competitivos; para eso recibe un subsidio del Ayuntamiento para respaldar a los locatarios para que cumplan con una función social.

El monto del subsidio es de unos tres millones de pesos, que en la administración pasada se usaron para que los comerciantes fomentaran actividades para aumentar la clientela y, así, incrementar las ventas. Sin embargo, apenas el lunes pasado, el titular de la Profeco reiteró que el precio más alto de la canasta básica de toda la República Mexicana lo tenía la Central de Abastos de Mérida. Una semana antes, en pleno Día del Trabajo, el funcionario le pidió al gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, presente en la conferencia matutina, que ayudar a frenar los abusos de la Central de Abastos de Mérida”.

Esta situación se ha dado prácticamente desde el inicio del año, cuando la primera semana de enero la canasta básica en ese mercado “popular” se vendió en mil 75.80 pesos, por 24 productos que la componen. Desde esa fecha los precios han seguido elevándose, hasta llegar a mil 132.30, es decir, aumentó más de cinco por ciento hasta esta semana.

Según la Profeco, el precio máximo de la canasta básica debe ser de mil 39 pesos -nueve por ciento menos que la “yucateca”-, aunque hay lugares del país en donde está por debajo de los mil, pero en el caso de la Central de Abasto de Mérida siempre ha estado muy por encima de ese tope y como el más caro del país.

Lo peor es que ese alto costo se ha mantenido así desde el inicio de año, y la explicación que se da es que en el mercado hay una mafia que opera de manera corrupta y hace con los precios lo que le da la gana, sin respetar los acuerdos para no elevarlos, lo que perjudica grandemente a los consumidores, sobre todo los menos favorecidos.

La Central de Abastos de Mérida se encuentra en condiciones de decadencia y ni los locatarios, ni sus directivos han hecho nada para mejorarla, a pesar de toda la ganancia que generan con precios tan elevados.

Incluso, han habido quejas contra la actual directora Nora Pérez Pech, considerada ahijada política del senador morenista Raúl Paz Alonzo, quien ha descuidado las actividades de promoción y atracción de clientes, así como el apoyo a los locatarios que la integran.

Los altos costos se atribuyen al manejo administrativo y falta de capacidad para hacer que el lugar sea más productivo y se bajen los precios.

La canasta básica está conformada por 24 productos como huevo, azúcar, aceite, carne, jitomate, leche, arroz, jabón, etc., y, según la Profeco, no debe superar los mil 39 pesos.

Síguenos en Google News y recibe la mejor información

CC