Síguenos

Volver

ÚLTIMA HORA

México

Balean las instalaciones del diario 'Adiscusión' en Culiacán, Sinaloa

Volver

SIGUIENTE NOTICIA

Campeche

Aumenta 12% el precio de la canasta básica en Campeche: Inegi.Según el Índice Nacional de Precios al Consumidor del Inegi, Campeche está entre las cinco Entidades de México que más han resentido los incrementos

Yucatán

Comenzaron con la producción de cilantro, lechuga y remolacha al ser fácil de comercializar en los mercados, dedicando hasta tres horas al día a los cultivos

Linda Pech, Arely Rodríguez, Yussy Catzín y Moisés Collí, jóvenes becarios de esta comunidad que pertenecen al grupo Xa`Aybej (Orilla de Camino) del programa federal Sembrando Vida, han comenzado a plantar diversas hortalizas para solventarse económicamente y a la vez ayudar a sus familias.

Los jóvenes comentaron que no desaprovecharán esta oportunidad, ya que desde que iniciaron hace dos años con el proyecto, ya tenían la expectativa de emprender y ver sus resultados después de tanto trabajo y mantenimiento a sus sembrados.

Debido a la temporada invernal, optaron por comenzar a producir cilantro, lechuga y remolacha, alimentos de rápida producción y de época que pueden comercializar fácilmente con las vendedoras del mercado municipal de la localidad como para su propio consumo. “Desde hace un mes que plantamos, estamos viendo el primer resultado que fue bastante bueno, vendimos la primera tanda de cilantro que nos dio 11 rollos y lo vendimos a 30 pesos, con lo que ganamos decidimos invertirlo para comprar más semillas y agrandar nuestra producción y sea más variado”, comentó Arely.

El llevar el método de agricultura orgánica como lo especifica el programa, ha generado que los cultivos estén bien desarrollados debido a la aplicación de fertilizante de tierra llamada “Bocashi”, que consiste mezclar diferentes elementos como excremento de animal, melaza, hojas secas y tierra de monte no trabajada, componentes que regeneran la tierra y brindan un buen desarrollo a los cultivos, además que su riego es a base de agua de pozo y de lluvia. En este caso, los jóvenes afirmaron que el fertilizante generó que se adelantara antes del tiempo.

“Muchas personas sobre explotan la tierra, no le ponen abono como el que nosotros producimos junto a los señores que ven los árboles maderables, los componentes que se mezclan tienen bastantes nutrientes que las plantas necesitan para poder desarrollarse y tener buen cultivo sin la necesidad de utilizar químicos como la mayoría de los campesinos utiliza”, expresó. 

Con la ayuda y el asesoramiento que tuvieron por parte de los demás integrantes que llevan más tiempo en el trabajo del cultivo, fue como iniciaron; primero con pequeños huertos para experimentar el componente natural y el suelo para que más adelante extiendan la producción y ver de qué forma comenzar a exportar grandes producciones en pueblos vecinos, así como enviarlo también en “la Casa del Pueblo”, mercado en el que la mayoría de los campesinos del poblado envían sus cultivos.

“Pensábamos que nuestra siembra no iba a salir bien, pero ya vimos que sí se puede cuando trabajamos en equipo con los compañeros, esta pequeña producción que ya tuvimos, esperemos que sea más para ayudarnos económicamente en nuestras familias”, expresó Yussy.

Asimismo, indicaron que, de una hectárea de terreno, medio mecate ha sido utilizado para cilantro y lechuga, además están sembrado chile habanero y en otra parte betabel, tratando de utilizar el espacio completo sin tener que desperdiciar lugar.

Por su parte, Arely Rodríguez, explicó que para que la cosecha no genere plagas como en su mayoría de las milpas suele pasar, mantienen limpio el espacio de siembra sin dejar que salgan hierbas a los alrededores de los cultivos, ya que eso evita que utilicen plaguicidas y fertilizantes químicos. 

Todos los días de la semana, los jóvenes dedican tres horas por las tardes para supervisar, arreglar y darle mantenimiento a su área de trabajo, de igual manera se encargan en diferentes días de visitar las plantaciones maderables que tienen el otro grupo de trabajadores del programa, vigilan y supervisan que se esté llevando a cabo para llevar un control de cómo se está trabajando.

 “Muchas de las personas creen que no hacemos nada y solo cobramos a lo gratis, pero no es así, nosotros somos jóvenes que queremos salir adelante y lo estamos demostrando, poco a poco se van logrando las cosas y ver el fruto de nuestro trabajo nos motiva más para seguir y no rendirnos después de todo el tiempo que ya invertimos estando aquí”, dijeron. 

Síguenos en Google News y recibe la mejor información

CC