Síguenos

Volver

ÚLTIMA HORA

Internacional

Declaran alerta máxima en Islandia por erupciones volcánicas

Volver

SIGUIENTE NOTICIA

México

Diputados podrán buscar la reelección sin dejar su cargo.Los Lineamientos del INE fueron aprobados con voto dividido y sólo se limitó a los actuales diputados.

Quintana Roo

Un hombre de 72 años es despojado de su terreno por familiares del Gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín.

La Asociación "Somos tus Ojos Transparencia por Quintana Roo" denunció públicamente la supuesta adquisición ilícita de un predio en Akumal llamado "La Caverna", propiedad de un anciano de 72 años, quien a decir de dicha institución fue violentado psicológicamente por los compradores, entre los que aseguran figura el cuñado de Carlos Joaquín González, gobernador del estado de Quintana Roo, José María Rejón de la Guerra, hermano de Gabriela Rejón de Joaquín, esposa del gobernador.

Antonio Manrique, persona de la tercera edad y con padecimientos médicos que impiden su libre movilidad y que lo hacen requerir apoyo para realizar sus actividades básicas, en todo momento, interpuso una denuncia por el despojo con alevosía y venta de un terreno de 37 hectáreas, a un costo de 7.2 millones de pesos, pago muy por debajo de la realidad, según valuaciones realizadas por la asociación Somos Tus Ojos, las cuales arrojaron que dicho predio ronda los 75 millones de pesos, los cuales no fueron pagados al demandante por parte de José María Rejón de la Guerra; Incluso, la asociación mediante sus dos representantes, aseguraron que quienes compraron el predio, se aprovecharon del nulo conocimiento de esta situación por parte del señor Manrique, quien solamente tiene estudios de nivel primaria, lo cual le complica tener un conocimiento basto del valor real de su predio, así como para leer y firmar documentos, por lo que los supuestos compradores encabezados por José María Rejón de la Guerra se habrían aprovechado de esta situación para dejarlo en la calle, pues no le han realizado ningún tipo de pago.

El demandante de origen maya, establecido durante 40 años en Akumal y que recibió este predio por parte de la Secretaría de la Reforma Agraria en 1999, asegura que en un lapso menor a dos días, recibió y cobró la cantidad de 7.5 millones de pesos depositados a su nombre en una cuenta de banco, la cual asegura la asociación y el demandante, fue aperturada por los mismos compradores sin consentimiento del anciano de 72 años, al cual hasta el día de hoy no le han dado un solo peso por el predio donde habitaba, al cual no ha podido volver, pues en los documentos de compra venta ya no figura como dueño.

Pese a interponer una denuncia en 2019 por este acto abusivo por parte José María Rejón de la Guerra, cuñado del gobernador del estado, por el presunto delito de fraude, despojo, robo o lo que resulte, bajo el número FGE/QR/AMPTUL/UITUL/08/1113/2019, dicha acusación quedó desvirtuada, luego de un peritaje de tres meses realizado por diversas autoridades incluso de Mérida, quienes mediante los fiscales Jeans Gaspari Chable Yupit y Estela Noemí Labastida Rodríguez acordaron el no ejercicio de la acción penal, es decir, cerraron la denuncia interpuesta por Antonio Manrique.

Por ahora, Antonio Manrique no solamente perdió un predio y el dinero por la venta del mismo, sino que además, los supuestos compradores, familiares del gobernador del estado, según la asociación Somos Tus Ojos, interpusieron dos denuncias en contra del hombre de 72 años de edad, una por “denuncias falsas” por atreverse a denunciarlo por fraude; y otra por falsedad de testimonio, las cuales tienen como número FGE/QROO/TUL/11/1602/2019 y FGE/QROO/TUL/04/421/2020, y que actualmente se encuentran en trámite en Tulum.

Lo que Antonio Manrique solicita es recuperar el dinero que le fue ofrecido y que no ha llegado a sus manos, que remuevan las acusaciones en su contra y que pueda adquirir una nueva vivienda, pues desde lo sucedido, desde hace casi dos años, ninguna autoridad ha podido darle una respuesta satisfactoria, mientras él literalmente se quedó en la calle.

Por Brian Lara