Al estilo del PRI, equipo de Renán Barrera 'compra' porra para sus caminatas en Yucatán

Durante el segundo día de actividades del candidato del PRIAN, Renán Barrera Concha, optó por el pago para que la gente lo acompañe a sus caminatas en Akil
sábado, 2 de marzo de 2024 · 11:11

Renán Barrera Concha, candidato del PRIAN, recurre al pago en sobre color manila para que la agente acuda a sus caminatas. Durante su segundo día de actividades, en Akil, se detectó que su equipo de confianza lleva en la mano varios de estos pequeños sobres para repartir a los líderes que mueven gente.

Mediante un falso patriotismo, enarbolando la bandera yucateca y utilizando a la gente humilde de Akil, el candidato a la gubernatura por el PRIAN, caminó algunas calles de esta pequeña comunidad, repartiendo también pulseritas, camisetas y papeletas con su propaganda, que luego la gente tiraba. A los niños les daba dulces.

Solo hizo bajarse de su lujosa camioneta color blanca, placas YXE-126-F, simulando "apreciar a la gente humilde", se subió al triciclo del señor Teodoro Balam Yah, con una sonrisa forzada, practicada desde antes de la campaña, solo para tomarse la foto con el campesino. Luego se bajó y le dio la espalda, siguiendo de ese modo su "contacto" con la gente pobre.

Barrera Concha, un auténtico candidato "fifí", de aquellos que no salen de la ciudad, de Mérida. Para evitar que la gente lo desconozca, desde tempranas horas unidades de voceo se movilizaron por el pueblo para repetir incansablemente el nombre del candidato.

Luis Correa Mena, uno de los coordinadores de campaña, molesto daba indicaciones para ordenar el contingente de menos de 40 personas, más de la mitad eran parte del equipo de porristas. Una larga mesa de botes de agua, con hielo y balones de plástico, hieleras de una conocida marca refresquera que lo patrocina, formaba parte de los accesorios para "ganarse a la gente" de Akil, gobernado por Higinia Zapata, del Partido del Trabajo.

Desde el domo de la calle 20 hasta la 31, la principal, tan solo siete calles, el Alcalde con licencia ni siquiera sudó la camiseta, estaba bien entalcado y embadurnado con bloqueador solar. 

Se la pasó repartiendo playeras a los pocos que abrieron sus hogares para recibirlo. En el mercado municipal, donde se detuvo posteriormente, solo saludó a la gente que allí desayunaba. Era más el bullicio de su equipo que el interés de la gente.

Síguenos en Google News y recibe la mejor información 

NM