Tres personas siguen hospitalizadas tras fuerte accidente en la carretera Mérida-Progreso

De las cinco personas que viajaban en el mototaxi, tres siguen en hospital, mientras que una mujer de 38 años y una niña de 2 fallecieron en el lugar
martes, 2 de agosto de 2022 · 09:17

Tres personas permanecen hospitalizadas después de estar involucradas en el accidente del domingo por la noche cuando un tricitaxi fue arrollado por un vehículo Toyota en la carretera Mérida-Progreso.

De acuerdo con información recabada de las autoridades, Alejandro Reyes Martínez, de 18 años de edad, quien manejaba el tricitaxi, es el menos grave de los accidentados y se recupera de sus heridas en el hospital. También, Noemí Sevilla Montejo, de 22 años, presenta lesiones serias en la cadera, la tibia y peroné. Ambos eran el conductor y pasajera del triciclo accidentado.

Por su parte, Alejandro Uyua Morales, de 29 años, pareja de una de las accidentadas, se encuentra en terapia intensiva.

Como se informó oportunamente, en el lugar del percance perdieron la vida la pequeña de dos años de edad A.C.S., su abuela Antonia Montejo López, de 38 años de edad, quienes iban en el triciclo y salieron “volando” tras ser impactados.

Aunque se especuló si alguno de los conductores involucrados pudo estar bajo el influjo del alcohol, las autoridades confirmaron que ambos conductores pasaron a través de estos filtros ubicados a las afueras del municipio a lo largo de los tres días de todos los fines de semana.

También se averiguó que, de no fallecer otro de los involucrados, se espera que antes del miércoles sean enterradas las dos mujeres, fallecidas de forma instantánea a consecuencia de las heridas que presentaron en la cabeza, luego de caer contra el pavimento a causa del choque con el vehículo Toyota.

Tragedia conmociona a Flamboyanes

La noticia del fallecimiento de la pequeña de dos años de edad A.C.S., y su abuela Antonia Montejo López, de 38 años, conmocionó a la comunidad de Flamboyanes, cuyo comisario dijo que desde hace tres meses se debió haber regulado un reglamento interno por parte de la Dirección de Transporte Municipal.

“Se mantuvo una junta hace tres meses, luego de que se habían presentado algunos incidentes en la carretera relacionados también con transeúntes y conductores de este tipo de vehículos, en aquel entonces el director de transportes nos dijo que en quince días vendría de nuevo para regular estas cuestiones de tránsito con los moto taxis, pero no volvió”, externó Carlos Noyola Sosa.

Fue hasta primeras horas de este lunes que el funcionario entrevistado afirmó que elementos de esta área al mando de Felipe Pech G., biónico acudieron al fraccionamiento Flamboyanes para comenzar dicha iniciativa y evitar futuros accidentes en la vía federal que conecta al puerto de Progreso con la capital yucateca.

“Se pudo haber evitado este incidente hace mucho tiempo, se supone que no deberían transitar estos tricitaxis en carreteras por la peligrosidad que corren no solamente los conductores, sino también los pasajeros que optan por tener esta alternativa de medio de transporte por ser barata y estar dentro de la economía de los pobladores”, agregó.

Actualmente, este medio de transporte es uno de los favoritos por parte de la comunidad que vive en esta comisaría. Se calcula que habría arriba de 50 tricitaxis, de los cuales el 80 por ciento pertenece a seis diferentes sindicatos, mientras que el 20 por ciento restante operan de manera independiente.

Con base en un estudio demográfico del Programa de Intervención Comunitaria Integral y Participativa, se averiguó que en Flamboyanes, la media de ingresos familiares en las zonas con mejor estructura es de apenas 2 mil 800 pesos, mientras que en los asentamientos ilegales, donde impera la pobreza extrema, el sueldo promedio no es mayor de mil 500 pesos quincenales.

El comisario Carlos Noyola Sosa también puntualizó que la familia de ambas occisas se encuentra devastadas, dejando incluso el problema legal por un lado y sólo preocupadas de otorgar sagrada sepultura a la abuela y nieta que viajaban en un tricitaxi conducido por un joven de apenas 18 años de edad.

“Hemos estado trabajando en el asunto del tema legal y en lo que corresponde a la entrega de los cuerpos, este es uno de los sucesos más lamentables para Flamboyanes y se siente un ambiente desconsolador, pues la familia era muy conocida aquí en la comisaría”, confirmó Noyola Sosa.

Síguenos en Google News y recibe la mejor información

CC