Celestún y Sisal, con tarjeta amarilla; registra problemas graves en su ecosistema: Lanresc

Según el Laboratorio Nacional de Resiliencia Costera (Laresc), la pobreza, educación, la ocupación de manglar y reducción de especies afectan el ecosistema de Celestún y Sisal
domingo, 29 de mayo de 2022 · 15:01

Los puertos de Sisal y Celestún recibieron la tarjeta color “amarilla” en un rango medio de condiciones de su ecosistema natural, según los estudios realizados por un equipo de investigadores mexicanos, cubanos y de Estados Unidos, coordinados por el Laboratorio Nacional de Resiliencia Costera (Lanresc) y la UNAM.

POR ESTO! informó que la semana pasada el Arrecife Alacranes, ubicado frente a las costas de Yucatán, recibió la tarjeta también del mismo color. Entre otras cosas, se mencionó que hay una fuerte amenaza al ecosistema marino del arrecife por el Pez León, pero ya hay un programa para reducir la especie depredadora.

La tarjeta de reporte (TR) forma parte de una iniciativa suscrita, dirigida y financiada por UNAM-LANRESC, la cual se elaboró en un taller bajo una metodología mixta (taller en línea y fase de campo con actores locales), del 20 al 22 de enero y del 28 al 30 de julio del 2021, con un total de 38 investigadores.

La tarjeta color amarilla de Sisal, comisaría de Hunucmá, se debe a varios factores, entre ellos, a los índices de pobreza, al cambio al ecosistema y paisajes, a la tasa de cambio de ancho de la playa, a las afectaciones al manglar, al nivel de educación que tiene la comisaría y a la reducción del número de aves migrantes y la riqueza de especies nativas en la duna costera.

Este medio también dio a conocer recientemente que el boom del crecimiento urbano ha motivado la ocupación de la zona del manglar y daños a la duna por la instalación de palapas autorizadas por el Comisario Municipal, Miguel Antonio Ek Pech.

Equipo operativo de tarjetas de reporte lo encabezaron Armando Carmona Escalante, Karol Granados Martínez, Ricardo Merlos Riestra, Jazmín Deneb Ortigosa Gutiérrez, César Vázquez González y LANRESC, también consideraron otros cambios que está afectando a Sisal, como por ejemplo el concepto de “gobernanza” y los recursos hidrológicos, que incluye el estado trófico del agua, áreas naturaleza protegidas que no cuentan con programas de manejo, acciones de inspección y vigilancia de la tortuga marina y el ingreso diario del pescador.

La tarjeta amarilla significa estado regular (33.33% a 66.67%), que indica que hay una mezcla de algunos indicadores que cumplen los parámetros de buena salud y otros que no lo hacen. Los indicadores conducen frecuentemente a condiciones regulares.

Respecto al mangar, se señala que un cambio negativo mayor al 50% implica la pérdida significativa de la cobertura vegetal, por tanto, una condición de salud pobre; un cambio negativo menor del 50% de la cobertura indica una condición moderada y un cambio positivo indica una buena condición.

Celestún

Este municipio recibió la tarjeta color amarilla y tiene también varias deficiencias, como pobreza de ingreso, ecosistemas y países, integridad ecológica, índice de cambio de cobertura del manglar, en cuando a la comunidad y cultura, la educación y la seguridad pública son deficientes.

También tiene una población con marginación económica, y respecto al manejo y gobernanza carece de la actualización del POETCY y en recursos hidrológicos, tiene problemas en los trazadores de aguas residuales y en el estado tráfico del agua; abundancia en aves en matorrales costeros y de especies de parásitos que rompen la armonía.

Además, tiene graves problemas en la actualización del Programa de Manejo del ANP. Lo más positivo que tiene Celestún, es la riqueza de aves en el matorral costero y éxito en la eclosión y número de nidadas de tortugas carey.

La modificación

El color rojo que se le asignó en cuando al índice de antropolización, los expertos señalan que esto expresa cómo la zona costera asociada a manglares es modificada por las actividades humanas y que tienen como consecuencia la pérdida y características funcionales de estos ecosistemas.

 En el Observatorio Costero para la Resiliencia (OCR) de Celestún los principales cambios se deben a la ampliación de los núcleos poblacionales de Celestún e Isla Arena.

Pero hay historias de éxito que se mencionan en este reporte de tarjeta amarilla: una es la restauración de manglares.

La restauración ecológica de manglares en Celestún se inició en 2006 como iniciativa de trabajo multiinstitucional (CONAFOR, CONANP, CICY, UNAM, CINVESTAV, JICA, DUMAC, LSU) junto con el apoyo de la comunidad local.

A través de dicha iniciativa se ejecutaron una serie de actividades con el fin de restaurar las condiciones ecológicas del manglar perturbado, mediante acciones que ayuden a la autosustentabilidad, favoreciendo la generación de conocimiento y la formación de recursos humanos.

La estrategia desarrollada representa un parteaguas a nivel internacional en la forma de abordar la restauración de este ecosistema, destacando recientemente la publicación de la “Guía para la restauración ecológica de manglares: lecciones aprendidas”.

Síguenos en Google News y recibe la mejor información

JG