Juan Tuul, el santo de los toreros que habita en un cenote de Yucatán

Un poblador de Acanceh relata la vez que Juan Tuul se apareció en el cenote Holinchén para convertir a un hombre en uno de los mejores toreros
martes, 8 de febrero de 2022 · 14:53

Conocido como el 'señor del ganado', Juan Tuul, quien para algunos es un demonio o un santo, tuvo origen desde años atrás, cuando un hombre estaba obsesionado por dominar el manejo de los animales de ganado para ser el mejor en su trabajo, y para esto, contactó a un demonio por varias noches, con el que hizo un trato a cambio del alma de un ser querido, a lo cual aceptó. 

Al pasar el tiempo, el hombre se arrepintió, pero al notar esto, el demonio tomó su alma a cambio, y lo convirtió en su sirviente, por lo que, para conceder algún deseo, también pide en pago la vida de un ser querido. 

La leyenda cuenta que Juan Tuul se manifiesta como un jinete para ofrecer algún deseo. Otros relatos cuentan que el demonio lo transformó en un enorme toro que enfrenta y mata a los vaqueros que intentan atraparlo, y en ocasiones cuando alguien desea convertirse en un gran torero, lo invoca de noche hasta que se manifieste en forma de toro, se cree que para conseguirlo es necesario dominar su miedo y enfrentarlo capote en mano, darle tres pases y si lo logra, podrá dominar a cualquier toro sin que le pase nada, pero si no lo logra, Juan Tuul lo matará para tomar su vida. 

De acuerdo con ganaderos, no es un demonio, sino una especie de “santo de devoción”, ya que cuando se pierde su ganado en el monte, recurren a él para que les ayude a encontrarlo. Además, si le ponen una botella de xtabentún y cigarros, cuidará los corrales para que no se escape ningún animal. También, asistentes a torneos de lazo se encomiendan a el para que no les suceda nada y salir con bien sobre sus caballos para enfrentar a los toros. 

Se apareció en Acanceh

Con el relato de un poblador, en el cenote Holinchén, en el municipio de Acanceh, se cuenta que una vez un hombre que deseaba ser torero, logró entrar como pudo debido a que es un agujero muy oscuro, que esta persona avanzó un buen tramo hasta que fue viendo una gran claridad, en ese lugar escuchaba el grito y el aplauso de mucha gente, así fue caminando hasta que llegó al centro de esa claridad y se encontró en una especie de ruedo taurino, ahí la gente le ovacionaba, le gritaba ‘torero, torero’, al mismo tiempo que frente a él llegaba un gran toro, enorme, negro con grandes cuernos, era el gran ‘Juan Tuul’ el rey de los toros, el diablo convertido en toro, y para convertirte en un verdadero torero tendrías que torear al Juan Tuul, pero dicen que si no podías y el toro te corneaba, morirías en el cenote”, señaló el abuelo. 

Fuente : Mitos y Leyendas

Síguenos en Google News y recibe la mejor información

CC

Más de