Pese a que no hay aviso de reapertura, Progreso recibe turistas locales y extranjeros

Progreso recibe visitantes diariamente, aunque hasta el momento no se ha anunciado la reapertura oficial del puerto.
miércoles, 21 de octubre de 2020 · 09:01

Pese a que la apertura de playas en Yucatán aún no es oficial, hay turistas que ya disfrutan del mar en algunas zonas del puerto.

En un recorrido se observó a visitantes locales, nacionales y extranjeros, quienes consideran que con las medidas necesarias pueden continuar con sus planes de vacaciones, porque ya las tenían planeadas o por salir del encierro a causa de la pandemia.

Se observó que los viajantes consumían en los restaurantes, caminaban por el malecón e incluso disfrutaron del mar.

Una pareja que vino de la Ciudad de México comentó que desde marzo compraron el viaje, por eso decidieron hacerlo, y aseguró que está tomando las medidas necesarias para protegerse, por lo cual no se sienten inseguros, tampoco se quisieron quedar encerrados y salieron a conocer un poco.

Aunque reconocieron que “es decepcionante no poder acceder al mar en Progreso”, se congratularon de poder estar en el mar por Chelem y Chuburná, confirmaron que casi no hay casi gente en esas zonas.

Una familia de Acanceh salió por primera vez desde la pandemia para desestresarse, debido al trabajo y las tareas que hace su hija desde casa. Decidieron tomarse un momento familiar porque aseguran que en el pueblo no salen, acudieron con todas las medidas de protección para evitar cualquier exposición, aunque temen que pueda haber un rebrote, consideran que manteniendo las medidas necesarias se puede evitar.

Quien también disfrutó de un momento en la playa fue la pareja de alemanes Dassow Karl-Peter y Betty, quienes vienen frecuentemente a Mérida debido a que su hijo está casado con una yucateca y tienen dos nietos. No han considerado mudarse a vivir acá, porque no saben cómo es la atención médica y se sienten más seguros en su país de origen.

Lamentaron que en el aeropuerto de Cancún no haya un protocolo adecuado de seguridad sanitaria, sin embargo, distinguieron que en Progreso las personas sí utilizan el cubrebocas. Finalmente reconocieron que vale la pena pasar unas 3 semanas de vacaciones, aunque tendrán que guardar una cuarentena de 15 días al regresar a Berlín.

Los comerciantes y tour-operadores aseguran que Progreso es un destino de retorno y esperan que para la temporada alta de diciembre pueda haber más movimiento, sin dejar de lado la prevención.

“Si no viniste a Progreso, no puedes decir que estuviste en Yucatán”, expresa José Arenas, un guía turístico certificado que sale como todos los días al malecón principal en busca de brindar algún servicio. Considera que la falta de promoción del puerto hace que sitios como Dzibilchaltún, El Corchito y Chichén Itzá sean más notorios y visitados.

Debido a que las playas están oficialmente cerradas al público, los tour operadores brindan opciones desde 250 pesos para que los turistas disfruten de la arena, el mar, los camastros y la alberca durante tres horas, con la opción de comer en determinado restaurante.

También hacen visitas a los malecones y en grupos de cuatro o seis personas pueden hacerles un descuento de unos 50 pesos. La reapertura, aunque limitada, les permite trabajar, “sale para comer al día, los tours son accesibles”, indica Fernando Rodríguez, quien desde 2011 se dedica a vender paseos en el puerto.

Sobre los turistas, indicó: “Aunque hay quienes se frustran porque no están abiertas las playas, hay quienes lo entienden”, en general asegura que “los turistas se han portado muy bien”, toman su distancia y tienen la esperanza de que en diciembre pueda mejorar la situación. Por ahora un día bueno tiene hasta 20 clientes, mientras que otros pueden tener sólo dos o cuatro personas.

Por su parte, el vendedor Jesús Alcalá admitió que las ventas están mejorando, “ya estuvimos en una situación más difícil, pero ahora va saliendo para los gastos. Es importante la economía, pero la salud es primordial”.

El clima y el Huracán Delta han mermado la visita de turistas, pero sostiene “no podemos pedir más de lo que tenemos por la situación sanitaria, no se puede reactivar de golpe, es riesgoso, no pueden esperar un gran repunte porque puede ser contraproducente. Se oye decir que los cruceros regresan en noviembre, pero no hay certeza respecto a eso”.

Progreso es un destino de retorno y los entrevistados esperan que para la temporada alta, en diciembre, haya más movimiento, sin dejar de lado la prevención porque no quieren que haya un retroceso como ha ocurrido en otros Estados de la República.

Por Karla Regina Aguilar

Otras Noticias