Muere Fina García-Marruz Badía, ícono de la literatura cubana, a los 99 años

En 2013, Fina García-Marruz Badía entregó la Medalla de la Amistad de los Pueblos al director fundador de POR ESTO!, don Mario Renato Menéndez Rodríguez
miércoles, 29 de junio de 2022 · 09:44

La poeta, ensayista e investigadora cubana Fina García-Marruz Badía, destacada figura de la literatura hispanoamericana, falleció ayer a los 99 años en La Habana, su ciudad natal, reportó la institución cultural cubana Casa de las Américas.

García-Marruz, “una de las más extraordinarias voces poéticas de la literatura latinoamericana”, según la institución, tocó en su obra distintos géneros y su poesía fue traducida a varios idiomas. Con su trabajo también logró importantes galardones literarios, como el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, en 2011; el Ciudad de Granada Federico García Lorca, ese mismo año; y el Premio Nacional de Literatura de su país, que había recibido en 1990, entonces la segunda mujer en ganarlo.

Nacida en 1923 en la capital cubana, fue integrante del grupo de intelectuales cubanos vinculado a la revista Orígenes, fundada por José Lezama Lima, que estuvo muy influido por Federico García Lorca y Juan Ramón Jiménez.

Una generación de poetas que “no fue un grupo literario, sino una familia”, como declaró su hijo, el músico José María Vitier, cuando recibió con el Reina Sofía, que ella no pudo recoger en Madrid por su avanzada edad. La revista y el grupo Orígenes tendió puentes entre Cuba y la mejor literatura española. “La relación más intensa que mi madre tiene con un país, después de Cuba, es España. Hay una parte de su obra poética en la que responde a la incitación española. En sus ensayos, también está presente a través de Bécquer y Quevedo”, añadió entonces su hijo.

 García-Marruz, autora de una poesía de sentimiento religioso e íntimo en la Cuba castrista, se doctoró en Ciencias Sociales en 1961 y publicó su primer libro, Poemas, en 1942.

 Investigadora literaria en la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, trabajó también en el Centro de Estudios Martianos, en el equipo que se encargó de la edición crítica de las Obras completas del político y escritor cubano.

Entre sus títulos, sobresalen, Visitaciones (1970), Viaje a Nicaragua (1987) y Créditos de Charlot (1990).

Múltiples galardones

García-Marruz fue galardonada con el XX Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, dotado con 42 mil 100 euros. Con ello se unió así a un selecto grupo de premiados que inauguró en 1992 el chileno Gonzalo Rojas, y en el que hay nombres como Antonio Ganoneda, José Emilio Pacheco, Mario Benedetti, Juan Gelman, Álvaro Mutis, Nicanor Parra, Pablo García Baena, José Manuel Caballero Bonald o Francisco Brines.

Hasta el año 2011, la literatura de Cuba no contaba con ningún representante en esa exclusiva lista llena de premios Cervantes en la que, además, García-Marruz es la tercera mujer tras la portuguesa Sophia de Mello Breyner (2003) y la peruana Blanca Varela (2007).

En la ceremonia efectuada en Madrid, en la que estuvo ausente, se destacó que, además de a una gran poeta -”variada y sencilla, culta pero inteligible”-, en la persona de Fina García Marruz se estaba premiando también al grupo literario aglutinado en torno a la mítica revista Orígenes.

 Esa revista fue impulsada por José Lezama Lima y que reunió entre 1944 y 1956 a escritores como Gastón Baquero, Eliseo Diego o Cintio Vitier, todos fallecidos. Aunque Vitier fuera marido de la ahora premiada y Diego fuera su cuñado, Fina García-Marruz es algo más que una poeta “familia de”.

Su escasa producción -apenas una decena de títulos- está atravesada por una espiritualidad ajena a todo hermetismo que -entre Cristo y el Che- dialoga en ocasiones con versos de gran carga política. La suya siempre fue la obra de una escritora católica en la cuba castrista, régimen al que su marido apoyó siempre.

Su labor editorial arrancó en 1942 son títulos como Visitaciones (1970), Viaje a Nicaragua (1987) y, sobre todo, Créditos de Charlot, publicado en 1990, el mismo año en que García-Marruz ganó el premio nacional de literatura cubana.

Poco divulgada fuera de la isla, la antología más accesible para el lector es El instante raro, publicada el 2010 por la editorial Pre-Textos. Allí se encuentra casi toda la obra poética de una autora que alguna vez dijo querer “escribir con el silencio vivo” y que siempre ha alternado su trabajo de creación con su labor investigadora en la Biblioteca Nacional de La Habana.

Desde allí colaboró en la edición crítica de las obras completas de José Martí, una figura tan importante para la política hispanoamericana como para las letras en español.

En el mismo 2011, García-Marruz ganó el VIII Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada Federico García Lorca, el de mayor cuantía económica (50 mil euros) en habla hispana en el apartado de poesía.

La galardonada, que destacó además por su labor investigadora sobre la literatura de su país, compitió con otras 40 candidaturas, la mayoría de ellas también de poetas latinoamericanos.

Su poesía ha sido traducida a varios idiomas y figura entre otras antologías en la titulada Carmen Conde: Once grandes poetisas hispanoamericanas (1967) y en la de Margaret Randall: Breaking the silence (1982). Es autora entre otros de Las miradas perdidas (1951), Viaje a Nicaragua, con Vitier (1987), Créditos de Charlot (1990) por el que recibió el Premio de la Crítica en 1991, Los Rembrandt de l’Hermitage (1992) o Habana del centro (1997).

Encuentro con el fundador de POR ESTO!

El 15 de octubre del 2013, Fina García-Marruz fue una de las asistentes a la ceremonia en la que el Consejo de Estado de la República de Cuba otorgó la Medalla de la Amistad de los Pueblos al director fundador de POR ESTO!, don Mario Renato Menéndez Rodríguez, por su labor periodística y su compromiso con los pueblos oprimidos de América Latina.

En la Biblioteca Nacional de Cuba “José Martí”, situada en la histórica Plaza de la Revolución, se montó en el marco del homenaje una exposición periodística de POR ESTO!, que contó con dibujos y viñetas del maestro René de la Nuez, alusivas al periódico de la Dignidad, Identidad y Soberanía.

En compañía de su esposa, Alicia Figueroa y su hija Alicia Menéndez Figueroa, don Mario Renato recibió las felicitaciones por parte de un grupo de periodistas y escritores que acudieron al mayor centro bibliográfico de la Isla, entre quienes se encontraba García-Marruz, quien intercambió palabras con el periodista homenajeado.

 El mismo día, en el Memorial Martí, el fundador y director honorario de POR ESTO! recibió la condecoración Medalla “De La Amistad”, entregada por el Consejo de Estado de la República de Cuba, “en reconocimiento a su amistad, la independencia y la integración latinoamericana; su ejemplar ejercicio del periodismo, como su aporte a la Unidad de América Latina y la divulgación de la vida de nuestro apóstol José Martí”.

Síguenos en Google News y recibe la mejor información

CC