Cascadas de Agua Azul, un sitio de ensueño en Chiapas

Las Cascadas de Agua Azul toman su nombre de la coloración que le dan los minerales disueltos en el agua que corre por el río del mismo nombre.
miércoles, 21 de abril de 2021 · 17:41

Ubicadas en los límites del municipio de Chilón y Tumbalá, en Chiapas, se encuentran las Cascadas de Agua Azul, un grupo de caídas de agua donde turistas de todas partes de México y del mundo vienen a nadar en sus azules y refrescantes aguas. 

En el lecho del río Agua Azul, se forman una serie de caídas naturales de agua que cautivan a los viajeros que las visitan, quienes no se resisten a sumergirse en las fosas naturales que se han formado durante millones de años. 

El nombre de las Cascadas de Agua Azul proviene de la coloración del agua que corre por las formaciones geológicas, la cual adquiere su particular tono por los minerales disueltos en ellas. 

Actividades: 

En las Cascadas de Agua Azul, los excursionistas podrán practicar buceo, senderismo, descenso en río y natación, además de que, debido a su estatus como área de protección de flora y fauna, se pueden avistar animales silvestres y plantas nativas de la zona. 

Servicios: 

Debido a que estas cascadas son un punto turístico de gran importancia en la zona, existen servicios de todo tipo para los viajeros, tales como cabañas, restaurantes, tiendas de artesanías y recuerdos, estacionamiento, baños y recorridos guiados. 

A pesar de que está permitido nadar en las fosas del río, se recomienda hacerlo con precaución, especialmente cerca de las caídas de agua, que, a pesar de tener poca altura, pueden significar un riesgo para los bañistas. 
 

¿Cómo llegar? 

Las Cascadas de Agua Azul están ubicadas en la carretera federal 199, a 64 kilómetros de la ciudad de Palenque, por lo que se puede contratar un tour desde aquí, sin embargo, también es posible llegar al sitio en transporte público o con auto propio. 

Datos curiosos 

En 2017, tras un fuerte terremoto, las Cascadas de Agua Azul se quedaron sin agua momentáneamente, por lo que pobladores de la región que dependen económicamente de este sitio turístico se pusieron manos a la obra para cerrar una grieta que se había formado y por donde se iba el líquido. 

JMCG