Tren Maya 'encerrará' a pobladores en sus hogares en Tixpéhual

Los habitantes de Tixpéhual temen quedar atrapados, pues la obra llegará casi hasta la puerta de sus hogares.
miércoles, 6 de enero de 2021 · 08:46

Vecinos que habitan la calle 15 de Tixpéhual, por donde pasará el Tren Maya, se mantienen en la incertidumbre pues la obra amenaza con encerrarlos en sus viviendas, ya que el derecho de vía llegará casi hasta las puertas de sus hogares.

Además, otras casas se derribarán, como la del profesor Francisco Puc Canché, pero hasta el momento no se ha definido de cuánto será la indemnización que recibirá y por ello prevé promover un amparo para no perder su patrimonio, en caso de no lograr un acuerdo favorable.

En el poblado los trabajos del Tren Maya arrancaron este 2021, aunque con menor intensidad que en otros puntos. Ahí, sólo se ha avanzado en el retiro de las vías y durmientes, los cuales se mantienen en el lugar, así como algunos vagones de la vieja locomotora, mismos que se espera sean retirados del lugar y para que las obras de relleno avancen hacia Tixkokob y Mérida, en la parte trasera del fraccionamiento Los Héroes, donde se proyecta una estación mixta.

La vía de la antigua locomotora y donde se colocarán los rieles del Tren Maya avanza sobre la calle 15, donde hay una docena de viviendas. Los habitantes se mantienen en la incertidumbre, porque si bien no les han dicho a la mayoría que sus casas vayan a ser afectadas sí prevén quedar prácticamente encerrados, porque el derecho de vía será de 20 metros por lado y una reja o valla llegaría a las puertas de sus hogares.

La señora María Elena May Eb y su suegra Berta Lucía Chalé Pool señalaron que los vecinos de la zona no están de acuerdo, pero no han tenido a quien manifestarle su inconformidad, porque los ingenieros y demás personal sólo llega, hace mediciones y no dicen nada.

“Acá llegaron a medir y llegaron hasta casi pegado a la barda de la casa. Entonces, si se trata de un tren de alta velocidad y van a poner una reja va quedar muy cerca de nosotros, nos van a encerrar y sólo tendremos un pasillo, ya no podrán entrar autos, pero no sabemos. No te dan razón”, expuso María Elena.

Comentó que ella vive desde hace 12 años en el lugar y en su caso no le han dicho que se vaya a afectar su vivienda, pero sí teme por las vibraciones y demás efectos negativos que se puedan dar y reiteró que “no nos dan a conocer nada” y si por ejemplo podría desaparecer el pequeño parque con juegos que hay en la zona, así como el árbol de ceibo que hay y que tiene unos 60 años.

Encargados de la supervisión de los trabajos, quienes omitieron dar sus nombres, dijeron al reportero que ahí los trabajos están avanzando lento pues varios contratistas se han retirado y hoy la principal incógnita es cuándo se retiraran del lugar los durmientes, el acero de las antiguas vías y algunos vagones viejos que yacen en el lugar. Se espera que a partir del día 15 se intensifiquen y se continúe con el avance del camino a Tixkokob, pero comentaron que los trabajos no llegarán de momento hasta dicho poblado.

De igual forma, se contempla construir un puente elevado para los autos, sobre la calle 20 y que atraviese la 15 por donde pasará el tren, por debajo. Comentaron que en todas las intersecciones se harán pasos elevados para los autos, porque es más fácil que elevar la locomotora.

El señor Pedro Canché Ciau vive también desde hace 68 años a un lado de la vía del tren, pero expuso que hace muchos años no pasaba por ahí la locomotora, sino que se tenía que caminar hasta Nolo. Recordó que su padre iba a Tizimín en tren y se levantaba a las 4 de la mañana para caminar a la estación.

Luego, hace unos 40 años, dijo, se puso la vía donde hoy está y hasta hace poco seguían pasando, cada semana, vagones de carga, pero una vez que empezaron los trabajos del Tren Maya ya no hay tránsito.

“Pero ahora lo que están haciendo está mal porque van a agarrar un derecho de vía ancho, de 20 metros por lado, y nos van a encerrar a todos los de esta calle y también va a vibrar, más si es un tren de alta velocidad como dicen. La pregunta es, por ejemplo, cómo saldrán los coches y nosotros, apenas por un pequeño pasillo”, comentó.

Reiteró que para ellos no hay información, a pesar de que, consideró, será peligroso el paso del tren por el lugar, particularmente para los niños, porque incluso se prevé que se desaparezca el pequeño parque que hay. Uno de los más afectados será el profesor Francisco Puch Canché, a quien le informaron que su casa sería derribaba por completo pues está en el derecho de vía del Tren.

Además, explicó que ahora se tuvo que correr el trazo de la vía, aparentemente para no afectar el gran ceibo, y ahora será su casa y la de su hermana que está a lado. Reiteró que está en la mejor disposición de contribuir al proyecto, siempre y cuando se le pague lo justo y aunque no le han dicho de cuánto será la indemnización, él calcula que tan solo su casa cuesta entre 750 y 800 mil pesos, más lo que valga el terreno y la indemnización que se le debe dar.

“Hasta ahora no se ha resuelto. Vino el ingeniero y aseguró que todo se resolverá y que me irá bien, pero no hay nada claro. Ya vinieron a medir y todo, pero yo no tengo la certeza porque no sea cerrado ninguna negociación y por eso pienso promover un amparo para en caso de que no se solucione de manera satisfactoria y no perder mi patrimonio”, expuso.

Reiteró que él está dispuesto a resolver en buenos términos el tema, aunque perdería una vivienda en la que habita desde hace 18 años, ahora con su esposa y sus 2 hijos. “Ya he visto un par de terrenos acá mismo en Tixpéhual, pero no bajan de 200 mil, y no puedo hacer ningún movimiento porque no hay nada concreto y no hay dinero para hacerlo. No me han ofrecido nada hasta este momento”, expuso.

Insistió en que de su parte hay disposición de llegar a un acuerdo, siempre y cuando sea justo para él y su familia, pero en caso de que no le cumplan promoverá un amparo para asegurar no perder su patrimonio.