Con maletas, hacen caminar a visitantes de Tijuana más de cuatro kilómetros en Cancún

Una broma pesada que casi termina en tragedia fue lo que les pasó a Don Alberto y sus hermanos. Familiares les hicieron caminar 4 kilómetros desde el aeropuerto de Cancún
lunes, 12 de febrero de 2024 · 12:51

Se llama Alberto. Viajó junto con sus hermanos desde Tijuana para reunirse con más familiares en Cancún, pero le pidieron que saliendo del aeropuerto caminaran hasta el boulevard Colosio, donde los esperarían para recibirlos “como Dios manda”.

Nadie les dijo que son más de cuatro kilómetros de camino, lo cual provocó que a Alberto se le bajara la presión y tuviera que auxiliarlo una patrulla de la seguridad interna de la terminal aérea para descartar que se tratase de algo más grave.

Al sentirse mal, Alberto tuvo que sentarse sobre el pasto de las jardineras del aeropuerto, mientras sus hermanos lo socorrían sin saber qué hacer, pues los sofocó la larga caminata que tuvieron que realizar, cargando sus maletas.

Luego de varios minutos sobre el pasto, abanicándose con la mano para que no le faltase el aire, Alberto poco a poco fue sintiéndose mejor, retomando el color natural de su piel y recobrando el sentido del humor, pues cuando se le preguntó el por qué decidieron caminar esa larga distancia, sólo comentó que justo eso le iban a reclamar a su familiar, quien fue el que les pidió verlos sobre en ese punto, sin advertirles que se encontraba muy lejos, como para ir a pie.

Los patrulleros se mantuvieron atentos a los acontecimientos en todo momento, mientras Alberto y sus dos hermanos hablaban por teléfono y le reclamaban a su familiar el haberlos hecho caminar tanto.

Finalmente, Alberto se sintió un poco mejor y pudieron seguir su camino, al cual le restaba por lo menos dos kilómetros más, en medio del clima húmedo del Caribe Mexicano, con sus maletas a cuestas y sus más 60 años, pues los tres ya pintaban canas, aunque se veían lo suficientemente repuestos para seguir adelante.

Muchas de las historias que se presentan en el Aeropuerto de Cancú

n saltan a la vista si se observa a los costados del camino de entrada a la terminal, donde no es poco frecuente que se encuentre a personas que por alguna situación extraordinaria se ven obligados a recorrer este largo tramo, ya sea con lluvia o a pleno sol, ya sea porque los asaltaron, porque se quedaron sin dinero para pagar un taxi o simplemente, como Alberto y sus hermanos, a quienes los citaron para verse afuera de la terminal, sin tomar en cuenta la enorme distancia que eso supone.

Síguenos en Google News y recibe la mejor información 

AT