Químicos tóxicos provocan disminución de colmenas de abejas en Quintana Roo

Apicultores piden a las autoridades gubernamentales que elaboren leyes para evitar el uso excesivo de agroquímicos que están acabando con las abejas en Quintana Roo
lunes, 27 de septiembre de 2021 · 09:51

Del 2018 al 2020, el inventario de la apicultura en Quintana Roo disminuyó el 8.3 por ciento, debido a que de 151 mil 915 colmenas bajó a 138 mil 792, es decir, 13 mil 123 menos en dos años. La mortandad se debe a la falta de alimentación en los tiempos de sequía, por fumigación químico tóxicas en los campos de cultivo de la Zona Sur, Othón P. Blanco, Bacalar, José María Morelos y Felipe Carrillo Puerto, y por fenómenos hidrometereológicos.

Entre los apicultores hay preocupación porque existen escenarios que no pueden controlar como la sequía y los huracanes, pues es parte de la naturaleza y del cambio climático; sin embargo, para salvar a los polinizadores urgen a las autoridades a que elaboren leyes para evitar el uso excesivo de agroquímicos, los cuales son los que están acabando con las abejas.

En el inventario nacional apícola que publica cada año el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), indica que en el año 2018 el sector apícola de Quintana Roo tuvo su mayor número de colmenas con 151 mil 915, al año siguiente se redujo a 140 mil 883 colmenas, lo que significó una reducción del 7.3 por ciento.

Sin embargo, en el año 2020 se tuvo una reducción en el número de colmenas a 138 mil 792, lo cual comparado con el 2018, fue del 8.3 por ciento, debido a que los escurrimientos que dejó la Tormenta Tropical Cristóbal arrasaron con seis mil colmenas, las cuales hasta la fecha no se han recuperado.

Inventario histórico de colmenas: 2012, un total de 86 mil 345; 2013, 114 mil 528; 2014, 120 mil 373; 2015, 126 mil 786; 2016, 120 mil 188; 2017, 136 mil 093; 2018, 151 mil 915; 2019, 140 mil 883 y 2020, 138 mil 792.

La baja en el número de colmenas en los últimos dos años se debió a la sequía del 2019 y por la Tormenta Tropical Cristóbal que se llevó en un solo día seis mil colmenas que estaban en las comunidades del sur de Quintana Roo, de acuerdo con información de la Secretaría de Agricultura, Desarrollo Rural y Pesca (Sedarpe).

El representante de la Sociedad de Productores Rurales Kabi Habin, Alfonso Ek Poot, señaló que la sequía provocó una mortandad de abejas en los apiarios en el sur de Quintana Roo, con una estimación de una pérdida de 3 mil colmenas, con 75 millones de abejas, considerando que cada panal cuenta con aproximadamente 25 polinizadores.

El problema no sólo fue en los apiarios de Bacalar, sino en todo el Estado, no se sabe si sólo fue por la sequía, el excesivo uso de agroquímicos, el pequeño escarabajo de la colmena que tiene dos años que apareció en Quintana Roo, o la plaga de la varrroa que lleva 4 años.

En Bacalar las comunidades más afectadas han sido Blanca Flor, Buena Fe, San Fernando, Altos de Sevilla, Zamora y Huatusco. En Othón P. Blanco, San Román, Morocoy, El Cedral y Caobas.

Sin embargo, en el 2018 se reportó en el municipio de José María Morelos la muerte de miles de abejas cerca de las plantaciones de chile habanero, fueron aproximadamente 300 colmenas, propiedad de 18 apicultores del ejido La Candelaria.

Luego de las investigaciones se llegó a la conclusión de que fueron los empleados de un empresario que aplicaron un químico tóxico para fumigar su terreno y sembrar chile habanero.

La nube tóxica fue por el uso de fipronil, un químico comercializado bajo la marca Regenet 4SC, y que sería el que se usó para fumigar el plantío de chile habanero en el ejido de La Candelaria, el cual podría dejar efectos a largo plazo afectando otras especies de insectos como mariposas, arañas, abejas silvestres y hasta murciélagos, que son especies polinizadoras de la selva maya.

De acuerdo con el apicultor Laureano Pech, la temporada de extracción de miel es de enero a julio y en septiembre, dependiendo de la temporada de lluvias.

Investigadores de la Universidad Intercultural Maya de Quintana Roo (Uimqroo), expresaron que se debe evitar el uso de agroquímicos porque está acabando con los polinizadores y con la economía de los apicultores que año con año se dedican a la extracción de miel, pero cada día tienen más problemas por el cambio climático y el uso de agroquímicos.

En Quintana Roo se tiene un padrón de 3 mil 300 productores, con una producción en promedio de 3 mil 600 toneladas y un inventario hasta el 2020 de 138 mil 792 colmenas.

Síguenos en Google News y recibe la mejor información.

JCL