Entra en vigor el Semáforo Amarillo en los municipios de Quintana Roo

Por tercera ocasión, Quintana Roo pasa a Amarillo en el Semáforo Epidemiológico por COVID-19.
lunes, 22 de febrero de 2021 · 06:42

Este lunes el Semáforo Epidemiológico para el estado de Quintana Roo cambió favorablemente de color Naranja a Amarillo, pero esta sería la tercera vez que ocurre puesto que en el pasado los gobiernos han intentado que la velocidad en el número de contagios y muertes por COVID-19 descienda para alcanzar el tan esperado Semáforo Verde, que permitiría más aforo en las actividades económicas relacionadas al turismo, pero no se ha conseguido hasta el momento, debido a la desobediencia civil.

A partir de esta fecha, la reactivación gradual de las principales actividades verán un avance que les permita ampliar su aforo o su apertura como es el caso de los gimnasios que podrán abrir en un 70% de su capacidad en el aire libre y en 50% en áreas cerradas, que lo cual no se permitía con el semáforo en color Naranja.

Todo el estado estará bajo el régimen del color Amarillo, así que en los 11 municipios la capacidad hotelera permitida será de hasta el 60% que es el doble del aforo permitido con el color Naranja, lo que representa un aumento en la oferta de los cuartos de hospedajes y por ende una demanda de mano de obra que podrá beneficiar a la economía local.

Las actividades esenciales tendrán la oportunidad de laborar a su capacidad normal, en donde se encuentran las funciones de seguridad pública, los bancos, comercio al por menor de alimentos como los supermercados, tortillerías entre otros, además de que podrán abrir al 60% los servicios religiosos, playas, parques y peluquerías, mientras que se mantendrán cerradas las escuelas y los bares.

Sin embrago, los números de contagios y muertes por COVID-19 continúan en la entidad en donde se registró de marzo de 2020 a febrero dos mil 370 muertes y 19 mil 896 casos positivos acumulados, tan sólo en las últimas 24 horas fueron detectados 24 nuevos casos positivos de la enfermedad y fallecieron cinco personas por la misma causa.

El gobernador de Quintana Roo, señaló que el cambio de color del semáforo a naranja estuvo relacionado directamente con las fiestas de fin de año, y que provocó casi dos meses de inestabilidad económica son producto del comportamiento de la sociedad que muchas veces ignora las medidas de prevención y seguridad que se necesitan para evitar un repunte de casos positivos y muertes por COVID-19.

“Dense cuenta de la importancia que tiene el respeto de los protocolos, la aplicación de los hábitos, las medidas de prevención. No hay que bajar los brazos. Démonos cuenta lo que ocasiona una semana de fiesta”, dijo el gobernador en informe.

Sin embargo, el descuido de las autoridades municipales también ha propiciado a que estas reuniones y fiestas con grandes concentraciones de personas se lleven a cabo, como es el caso de Tulum, en donde se realizan festivales cada fin de semana.

CG