Con heces y basura, así están contaminados los cenotes de Quintana Roo

La contaminación de cenotes en Quintana Roo causa daño al manto acuífero, además de que la basura de las cuevas internas llega al mar y afecta a los corales
lunes, 18 de octubre de 2021 · 10:30

Con botellas de plástico y vidrio, latas de cerveza, pañales, hojarasca, materia fecal
(heces) y demás residuos tanto orgánicos como inorgánicos están los cenotes de Quintana Roo, por lo que urge la concientización ciudadana para la preservación de estos ecosistemas.

En entrevista con Roberto Rojo Gómez, miembro del Círculo Espeleológico del Mayab, recordó que actualmente hay más de 3 mil 500 cenotes, cuevas y cavernas en la entidad y hasta el momento es difícil saber cuántos de estos están contaminados.

“Nadie tiene ese dato, pero por supuesto que los que están cerca de ciudades y centros urbanos son los que tienen mayor contaminación, como en Playa del Carmen, Puerto Aventuras, Chemuyil, Tulum y Cancún. En todos estos lugares es muy probable encontrar contaminación en los cenotes”.

El experto advirtió sobre la importancia de cuidar las cuevas, cavernas y cenotes, ya que en estos sitios se han encontrado rasgos geológicos con información de más de 350 mil años, que nos ayudan a saber cómo podrían ser los cambios climáticos a futuro, además de vestigios arqueológicos y paleontológicos de animales de la Edad de Hielo y hallazgos biológicos de especies únicas de la Península de Yucatán.

“Y sobre todo, lo más importante de todo, que es el agua, de la cual dependemos todos. Y cuando digo eso me refiero a los animales, las plantas, y nosotros, por supuesto, como sociedad y economía. Contaminar los cenotes en Quintana Roo es lo más tonto que podemos hacer porque es como echarle basura y excremento al vaso de agua que vamos a tomar, así de grave es esto”.

Rojo Gómez indicó que han encontrado muchas cuevas o cenotes con altos índices de contaminación, con basura que se tira en la calle, ya que cuando llueve todo escurre hacia las cuevas, de tal manera que los desechos sólidos que están en la calle son arrastrados a los cenotes, que son desagües naturales.

“A veces llegamos a la cueva y vemos el Oxxo ahí adentro, la tiendita de la esquina, todos los envases, las latas; otra fuente de contaminación muy grave que hemos encontrado es que muchas de las casas no están conectadas al drenaje, están conectadas directamente a las cuevas y al acuífero”.

Recordó que ha explorado cuevas donde se tiene que pasar de prisa, “porque si alguien jala al baño arriba, te cae todo encima y eso lo vemos en la cueva. Es horrible, asqueroso, pero tenemos que hacer este trabajo porque si no nadie se da cuenta de eso”.

Advirtió que la contaminación de las cuevas devasta al ecosistema, debido a que éste, además de ser hermoso, es muy frágil y único el que se tiene en Quintana Roo. “Toda esa agua eventualmente llega al mar y genera un daño ecológico que afecta a los corales y al pasto marinos”.

Añadió que esta situación también ocasiona daños a la salud, ya que se han encontrado enfermedades como hepatitis y otras que pueden sobrevivir a estos entornos hasta llegar al mar, “donde nos metemos todos. Es un riesgo biológico, de salud y un riesgo económico, porque los turistas no se van a querer meter a este mar”.

Reconoció que hay lugares en Playa del Carmen donde por temporadas el mar huele a drenaje, como la playa de la colonia Luis Donaldo Colosio. “Entonces estamos golpeando a nuestra principal fuente de ingresos, que es el turismo”.

Expresó que otras de las fuentes de contaminación son los combustibles. En ese sentido ejemplificó que cuando los vehículos se desplazan sobre las carreteras derraman aceites o gasolina que cuando llueve se va a las cuevas.

“Hay estudios científicos que en el mar, en los corales, enfrente de Playa del Carmen, hay nicotina, cafeína, cocaína, Viagra y un montón de cosas que llegan ahí porque van directamente de los drenajes y también se han encontrado hidrocarburos en los cenotes”.

Destacó que los mismos buzos y guías cada vez tienen más afectaciones, como infecciones en los oídos, infecciones en la piel, en el sistema gástrico, ya que están nadando en cenotes que, a pesar de tener el agua clara, ya están contaminados de alguna u otra forma.

Explicó que más allá de limpiarlos, la sociedad tiene que ser consciente de que se debe frenar esta situación. “Tenemos que dar el conocimiento a la gente para que sepa lo que está pasando; ser una sociedad vigilante, porque ya sabemos que está mal y si vemos que alguien está haciendo algo malo, hay que reportarlo y denunciarlo. Como sociedad, hay que estar al pendiente de que se cumplan las leyes, se apliquen las multas necesarias y se detenga a los responsables”.

Síguenos en Google News y recibe la mejor información.

CG