Todo es personal

viernes, 29 de julio de 2022 · 19:42

Durante la visita del secretario de Gobernación, Adán Augusto López, a la blanca Mérida, hubo una comida con los empresarios denominados “Grupo Yucatán”. Estos son capitanes de empresa que tienen interés en los acontecimientos del Estado, por lo que se reúnen con cierta periodicidad con líderes nacionales y locales.

Entre los asistentes a la comida estuvieron Juan Manuel Ponce Díaz, Pablo Rivero Fernández, Emilio Loret de Mola, Alejandro Abraham, Alberto Ponce Gutiérrez, Roberto Kelleher, José Chapur Zahoul, Tere Barceló Cazola, Emilio Sansores Font, Antonio Silveira, Gerardo Díaz Roche, Eduardo Ancona Cámara, Edgardo Martínez Duarte, Sergei López, Claudio Freixes, Víctor Abraham Palomo, Gabriela Cejudo Valencia, Nicolás Madáhuar Bohem, Alberto Abraham Xacur, Antonio Walker Olvera y Esteban Correa Bolio.

Durante la reunión comentaron que los aspirantes de Morena a la candidatura para el Gobierno del Estado sólo son Rogerio Castro y Joaquín Díaz Mena. Esto da pie a comentar que, además de los militantes activos, todos los ciudadanos que lo deseen podrán participar en la elección de los 50 consejeros de MORENA, debiendo únicamente llenar un formato de afi liación y presentarse a los centros de votación con una copia de su credencial de elector.

Dichos consejeros que habrán de ser electos serán los encargados de elegir a su nueva dirigencia nacional el próximo 6 de agosto. Esta decisión, que tiene como propósito incrementar su padrón en el Estado, ha generado molestia e inconformidad entre los militantes fundadores, pues, consideran que la dirigencia nacional abre la puerta a arribistas y advenedizos.

Una encuesta que circula por las redes sociales, dada a conocer por una empresa de carácter nacional especializada en realizar encuestas mediante la técnica de “robot” con llamadas telefónicas, revela datos interesantes de las preferencias electorales en Yucatán de cara al 2024.

En comparación con su encuesta anterior, el reciente estudio señala que en 15 días aumentó la cantidad de indecisos en la misma proporción que disminuye la preferencia por el PAN, lo cual podría significar que esos votantes por el PAN han decido “explorar” nuevas opciones.

Otro dato es que la cantidad de personas que votarían por otro partido disminuye casi la misma cantidad que aumenta la preferencia por Morena, lo que podría significar que los votantes inclinados por los partidos “pequeños” estarían empezando a optar por Morena.

Mientras que la encuesta sigue presentando una competencia entre dos partidos, por primera vez parece que el PRI podría presentar una competencia más seria, no por el instituto político, sino por el personaje que se elija como candidato. Los números de Jorge Carlos Ramírez y Mauricio Sahuí los pone en posición competitiva en estos momentos con Joaquín Díaz Mena, pero dependerá de la elección del candidato, lo que le permitirá al PRI tener condiciones para ser competitivo.

Por otra parte, se respiran aires de tiempos políticos al interior de la Universidad Autónoma de Yucatán: la elección del próximo rector está en puerta. Será en la primera semana de noviembre de este 2022 que los 23 consejeros directores, los 17 consejeros maestros y los 17 consejeros alumnos elegirán a quien dirigirá a la Casa de Estudios más importante del Sureste Mexicano durante los próximos 4 años, u 8 según usos y costumbres de la propia institución. Hasta el momento son dos los que han manifestado interés en ocupar la Rectoría.

Por un lado, el candidato “oficial”, el ingeniero Carlos Estrada Pinto, exdirector de la Facultad de Ingeniería Química y quien hoy ocupa la Dirección General de Desarrollo Académico; y, por el otro, el Licenciado Renán Ermilo Solís Sánchez, exdirector de la Facultad de Derecho y actual Abogado General de la Universidad.

Los rumores generados en los pasillos del histórico Edificio Central de la UADY señalan que el candidato de “la línea” ya se encuentra operando con sus “huestes”, a las que promete cargos en la administración, horas académicas a profesores, prerrogativas a trabajadores y, para sorpresa de muchos universitarios, ¡hasta dinero en efectivo a los consejeros estudiantiles! Claro, es sabido que siempre son los más fáciles de comprar pues, como dicen por ahí algunos versados en las lides políticas, “lo barato, cuesta dinero”.

A su contrincante, el Abogado General, sería segunda vez que lo bajaran, pues ya sucedió en la elección del actual rector José de Jesús Williams, conocido entre la clase política y directiva (de fuera y adentro), como persona “de pocos amigos”, ya que sus lealtades se mueven con el viento.

¿Qué se puede esperar de alguien que traicionó a quien le obsequió la Rectoría? Es cuestión de preguntarle al exrector y exsecretario de Finanzas del gobierno estatal de Rolando Zapata, y al mismísimo Raúl Godoy, que bien conocen a quien hoy dirige a la Universidad, que había sido orgullo de los yucatecos.

La lucha se espera que sea histórica. La sociedad estará muy al pendiente de cuál de los dos proyectos se impondrá en la Casa de Estudios: la continuidad o el golpe de timón que muchos miembros de la honorable comunidad universitaria esperan con ahínco. El precio de la Historia juzga y pone a cada quien en su lugar. Lo que hoy es público, mañana es personal porque Todo Es Personal.

CG

Otras Noticias