Naya Rivera

Los últimos momentos de Naya Rivera

Hasta el momento la hipótesis de los agentes que siguen las pistas de su desaparición apuntan a que la actriz puertorriqueña pudo haberse ahogado
viernes, 10 de julio de 2020 · 15:24

La policía del condado de Ventura, Estados Unidos, recién difundió un video en el que se muestra cómo Naya Rivera llegó acompañada de su hijo a un muelle en el lago Piru. Conocida por su participación en la serie musical “Glee”, Rivera ha generado gran expectación en la redes sociales, tras su repentina desaparición.

El lago Piru se encuentra en el Bosque Nacional Los Padres y las montañas Topatopa en el condado de Ventura en California; a pesar de su corte familiar, el sitio no se ha salvado de ser escenario de otras desapariciones, hecho que podría atribuirse a los innumerables espacios naturales que pueden resultar traicioneros si no se cuenta con el apoyo de un buen número de acompañantes.

La situación de incertidumbre que hasta ahora se vive en relación al paradero de Naya Rivera, sólo tiene como certezas que ésta desapareció el miércoles 8 de julio, poco tiempo después de que ella y su hijo arribaran al lugar y se embarcaran en un pequeño bote para pasar el día en compañía. Búsquedas de este tipo, se han dado con anterioridad en el sitio, aunque hasta el momento esta es la que se ha hecho más famosa por la investidura del personaje en cuestión, así como de la desafortunada experiencia de su niño tras quedarse solo en el lugar.

El contacto con la naturaleza, es seguramente uno de los más entrañables durante la época de cuarentena dictada por la COVID-19. Sin embargo, hoy también es escenario y única última pista hasta el momento, de lo que pudo haber sido de Naya Rivera. Las aguas pacíficas del Lago Piru esconden aún el paradero de Rivera, secreto que cuenta en su haber con una serie de sucesos trágicos que han derivado en muertes por ahogamiento.

Se sabe que para ir a nadar a dicho lugar se han de tomar ciertas precauciones, incluso si los visitantes de consideran experimentados nadadores y ello lo avala la serie de infortunios que han ocurrido en el sitio desde hace poco más de 20 años, en los que incluso visitantes que portaban chalecos salvavidas han sido encontrados ahogados. Debido a la serie de hechos desafortunados, para asistir al lago se recomienda portar un dispositivo personal que pudiera ayudarlos en caso de que por alguna situación, se les complicara nadar o se perdieran entre la naturaleza.

En estos casos, cuando de visitar sitios naturales se trata, el ser precavido y cauteloso del hábitat resulta crucial para disfrutar de su apacibilidad sin peligro alguno.