Más de 71 mil hectáreas ejidales fueron privatizadas en Campeche durante 22 años

En 22 años, se han privatizado 71 mil hectáreas de tierras ejidales en Campeche, de las cuales 35 mil fueron durante el sexenio de Enrique Peña Nieto
lunes, 20 de septiembre de 2021 · 07:54

Alrededor de 71 mil 350 hectáreas de ejidos ubicados en Campeche se privatizaron en tan sólo 22 años, especialmente en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, ya que la mitad de los terrenos que cambiaron a régimen de propiedad privada se registraron en este periodo de gobierno.

Así lo revela la investigación titulada “Tres décadas de privatización y despojo de la propiedad social en la Península de Yucatán” que llevó a cabo el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS) a cargo de Gabriela Torres-Mazuera, al señalar que detectaron anomalías en los cambios de propiedad entre 2012 y 2018.

Tras una revisión exhaustiva de los cambios de propiedad en la entidad detectaron que durante la administración de Peña Nieto fue cuando más suelos ejidales se convirtieron en propiedad privada, porque la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) a cargo de Jorge Carlos Ramírez Marín de 2012 a 2015 y de Rosario Robles Berlanga de 2015 a 2018 facilitó las operaciones y trámites para este cambio.

Luego de revisar expedientes del Registro Agrario Nacional (RAN) y de la Procuraduría Agraria (PA), esta asociación civil identificó que tan sólo en esos 6 años, es decir, entre 2012 y 2018, 36 mil 150 hectáreas dejaron de ser propiedad ejidal para convertirse en propiedad privada, para destinarlas a la agroindustria.

De acuerdo con la revisión de los datos históricos de los expedientes del RAN que obtuvo el CCMSS, de 1996 a 2018, 71 mil 350 hectáreas bajo el régimen de propiedad social dejaron de serlo para convertirse en propiedad privada individual, donde se parceló para incorporar las tierras a la actividad agroindustrial y al crecimiento urbano.

Este cambio se llevó a cabo con mayor énfasis en dos ejidos ubicados en los municipios de Hopelchén y Candelaria, así como Lerma que se incorporó al crecimiento urbano de la ciudad de Campeche.

Los datos de esta investigación muestran que en 2015 el ejido de Hopelchén en el municipio con el mismo nombre cambió a propiedad privada 441 hectáreas, mientras que la mayor conversión a dominio pleno ocurrió en Lerma, donde 9 mil 640 hectáreas de dicho ejido se privatizaron.

Al revisar los registros del RAN, esta asociación civil muestra que la mayor privatización de terrenos ejidales se efectuó entre 2012 y 2018, cambio que representa el 50.6 por ciento del total de hectáreas que cambiaron de propiedad entre 1996 y 2018.

De hecho, el año en el que más terrenos ejidales cambiaron de destino fue en 2014, pues tan sólo en esos 12 meses, 8 mil 800 hectáreas dejaron de ser suelo de uso común, lo cual significa que 24.3 por ciento del suelo ejidal que se privatizó entre 2012 y 2018, ocurrió en ese año, mientras que el segundo año con más superficie ejidal que se convirtió en propiedad privada fue en 2018 cuando 6 mil 900 hectáreas cambiaron de destino en los ejidos de Campeche, equivalente al 19 por ciento de las hectáreas ejidales que se privatizaron en ese sexenio.

Entre las irregularidades que pudieron identificar sobresale que en algunos casos este proceso de cambio de propiedad se realizó en menos de un año de que se celebrara la asamblea ejidal, lo cual es muy excepcional, ya que el proceso de inscripción normalmente debe pasar por un conjunto de trámites y revisiones del expediente que suelen llevar más de un año.

Sobre estos cambios de propiedad de suelos ejidales, el director en jefe del RAN en 2020, Plutarco García, relató en el estudio que toda esta conversión se ha dado debido a la corrupción en el sector agrario, “impulsada por quienes están interesados en los grandes negocios con el suelo y por algunos políticos que se han hecho de grandes terrenos para hacer negocios”, señaló.

El funcionario dijo que esta apropiación masiva de tierras de ejidos y comunidades se da a través de procedimientos aparentemente legales, de maniobras de gente que conoce el procedimiento y recurre a la compra de autoridades ejidales y comunidades y de ejidatarios en lo individual para llegar al dominio pleno de las parcelas, dejando al propietario social sin nada, a cambio de un dinero que pronto se les acaba.

Síguenos en Google News y recibe la mejor información

JG