Campeche Country Club, la insignia del despojo de tierras en Lerma

La familia Mouriño se apoderó de  nueve mil 685 hectáreas por las que pagó a 40 centavos el metro cuadrado en Lerma
sábado, 13 de febrero de 2021 · 09:27

El ejido de Lerma perdió nueve mil 640 hectáreas, según investigación del Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible y ratificado por el presidente del Movimiento Campesino Tierra y Justicia de Lerma, Pedro Celestino May Can; ambos mencionan el nombre de la familia Mouriño, incluso el dirigente campesino fue enviado a la cárcel en septiembre del 2015 por impedir el despojo de los predios donde hoy se erige Campeche Country Club.

Según Celestino May ha sido una década de lucha, de enfrentarse contra las propias autoridades, y es que según señala los Mouriño se apoderaron de  nueve mil 685 hectáreas por las que pagó a 40 centavos el metro cuadrado, que a su vez las revendieron en ese entonces en 288 dólares.

Celestino May, quien refleja en su rostro el cansancio por la situación, señala que muchos ejidatarios prefirieron callar para no tener problemas con el empresario más poderoso de Campeche, y dijo que han logrado recuperar 600 de esas nueve mil hectáreas.

Recuerda que la lucha inició desde 2009 con una serie de denuncias contra el despojo de terrenos ejidales, lo que le valió, según él, persecuciones, agresiones, amenazas y encarcelamiento.

Cabe recordar que Lerma contaba con 10 mil 750 hectáreas, pero el 25 de enero de 2009 los prestanombres de la familiar Mouriño y Javier Duarte de Ochoa llegaron al poblado con la propuesta de parcelar el ejido a cambio de tierras de la comunidad que supuestamente no servían para cultivos.

En ese entonces se pidió a los lermeros una extensión de nueve mil 685 hectáreas ubicadas a las orillas de la playa, que fueron tomadas bajo ese argumento.

En total, la familia de Carlos Mouriño de Atanes logró apropiarse de mil 800 lotes de esta comunidad del municipio de Campeche, con una extensión total de 9 mil 640 hectáreas.

Parece que se empleó para ello un amplio sistema de cuantiosos sobornos a autoridades agrarias, notarios, topógrafos e inclusive comisarios ejidales.

Cabe recordar que apenas en enero de este año fueron recuperadas 630 hectáreas del ejido y el objetivo de los ejidatarios es recuperar las restantes, sin importar las construcciones hechas ya en los terrenos 

Autores y testaferros

Alan Gómez

Según May Can la operación fue dirigida por Antonino Almazán Arteaga, exdelegado del Registro Agrario Nacional (RAN) en Yucatán, quien registró a su nombre y el de su familia los lotes ejidales que quitaron a los lermeros.

Recordó que también están involucrados Moisés Manzur Cisneyros, empresario cercano al exgobernador de Veracruz Javier Duarte, y Miguel Velázquez Nieva, topógrafo que firmó el plano del deslinde de los terrenos de Lerma y a quien supuestamente le asignaron 600 terrenos.

Otros testaferros utilizados por Javier Duarte de Ocho fueron Cruz García Ramírez, quien supuestamente recibió 42 predios; Luis Alberto Cu Flores, adjudicatario de 19 lotes, junto con Jorge Enrique Pérez Ruiz y Abel Muñoz Lagunes.

En los señalamientos de Pedro Celestino May Can se mencionan los nombres de María Riverroll Mendoza y Santa Bartola Acuña, esta última era contadora de Almazán Arteaga; también aparecen Héctor Apolinar Huesca, Jorge Enrique Pérez Ruiz, Eugenia del Socorro Pérez Ruiz, Damián Víctor Manuel Urtusuástegui y Pablo Gómez Rico.

Pedro Celestino recordó que afortunadamente ya se impugnaron las actas de asamblea del 1 de agosto de 2010, en la que se asignaron a Mauricio Teodoro Jiménez Canet Villegas las parcelas 420, 699 y 670, que suman una superficie de 90 hectáreas.

Otras asambleas impugnadas fueron las del 7 de junio de 2009, del 25 de enero de 2009; la asamblea del 21 de agosto de 2011, donde resaltan actas firmadas por personas fallecidas y donde fueron reconocidos como avecindados y ejidatarios Moisés Manzur Cisneyros y Alfonso Ortega López, e igualmente la del 6 de noviembre de 2011 y el 11 de diciembre de 2011.

Esta lucha por recuperar las tierras le valió a May Can la prisión en 2015, al inicio de la administración del exgobernador Alejandro Moreno Cárdenas, cuando se negaron a ceder sus terrenos a Carlos Mouriño para la construcción de Campeche Country Club.

Carlos Mouriño Atanes es el fundador del clan Mouriño; es un inmigrante español, propietario del equipo de fútbol Celta de Vigo de la Primera División de España, cuyo negocio más visible son las estaciones de servicio de gasolineras conocida como Grupo Energético del Sureste (GES) creado en 1985; los Mouriño también son propietarios de inmobiliarias, franquicias y del exclusivo Campeche Country Club, promocionado como el mejor de la Península.

El apellido de los Mouriño figuró a nivel nacional durante la elección presidencial de Vicente Fox, en la cual Carlos Mouriño Atanez fue el coordinador regional de la Asociación Civil “Amigos de Fox”.

En esa elección, el extinto jefe de la Oficina de la Presidencia durante la administración de Felipe Calderón Hinojosa se postuló para candidato a diputado local por el V Distrito de Campeche, en la cual resultó ganador.

La familia entonces inició la diversificación de actividades en política y negocios, donde el papel político lo desempeñó Juan Camilo, quien accedió al Congreso de la Unión donde inició un acercamiento con Felipe Calderón, mientras como administrador del negocio y director de GES quedó Carlos Mouriño Terrazo.

El director de GES, tenía intenciones de incorporarse a los proyectos de Tren Maya y la nueva refinería; sin embargo, desde hace más de 10 años líderes campesinos han señalado la forma irregular en que han tomado posesión de las enormes extensiones de tierras, aunque ninguna queja ha prosperado hasta el momento.

JG