Tráfico de influencias en Campeche ha costado al erario público 48 mdp

La Seduopi denunció que se entregaron 15 contratos de obra a la empresa Edificación Aplicada del Sureste
jueves, 18 de noviembre de 2021 · 11:38

Durante la administración de Edilberto Buenfil Montalvo, ahora extitular de la Secretaría de Desarrollo Urbano, Obras Públicas e Infraestructura (Seduopi), se hizo la entrega de 15 contratos de obra a la empresa “Edificación Aplicada del Sureste”, que le costaron al erario más de 48 millones 55 mil 616 pesos de 2018 a 2021, periodo de gobierno que compartieron Alejandro Moreno Cárdenas y su sustituto Carlos Miguel Aysa González.

El representante de la empresa citada líneas arriba es Jorge Luis González Ruiz, familiar directo del exdiputado y exalcalde de la capital campechana Jorge Luis González Curi, que es hermano del exgobernador José Luis González Curi, lo que demostró una serie de prácticas políticas sobre la entrega de contratos, así como las relaciones de poder-económicas.

Uno de los casos más destacables corresponde al contrato número IO-904012996-E52-2018 de la Seduopi, en la que le otorgó 2 millones 609 mil 892 pesos a González Ruiz para el mantenimiento de 4 mil 371 metros cuadrados (874 metros lineales por cinco metros de ancho) en la calle 37 del municipio de Dzilbachén, por lo que cada metro cuadrado le costó al erario campechano 597 pesos; cuando (como ha señalado anteriormente esta casa editorial) el precio en la iniciativa privada oscila en los 350 pesos; por lo que representa una inflación de 70.57 por ciento.

La Plataforma Nacional de Transparencia alberga información de contratos con un monto de inversión de al menos 870 mil pesos en la supuesta rehabilitación con el uso de concreto hidráulico de la calle 7 en el municipio de Hopelchén, así como uno con folio SSOP/PE/E25/2018 que tiene un costo superior a los 9 millones de pesos, mismo que de acuerdo con sus especificaciones se utilizó para la remodelación del tramo Justo Sierra Méndez, además de la construcción de un terraplén.

De acuerdo al Código Penal Federal en su artículo 221 fracción II, “comete el tráfico de influencia el servidor público que, por sí o por interpósita persona solicite o promueva indebidamente cualquier resolución o la realización de cualquier acto materia del empleo, que produzca beneficios económicos para sí o para cualquiera de las personas a que hace referencia la primera fracción del artículo 220 de la misma ley”.

Lo que señala, aunado a las pruebas obtenidas a través del portal de Transparencia Nacional, que hubo una aplicación de nepotismo descarado durante la administración priista. Si bien siempre han dejado qué desear a causa de sus pobres resultados, solo se confirma que se buscó beneficiar a los mismos de siempre.

Síguenos en Google News y recibe la mejor información

JG