El ´Colmich´, referente médico en Hopelchén sin dinero para operar

En la actualidad el "Colmich" está cerrada, el predio está lleno de maleza y las promesas de las autoridades quedaron al vacío.
domingo, 3 de enero de 2021 · 11:25

El Centro Médico integrado anteriormente por un Consejo Local de Médicos Indígenas de los Chenes “Colmich” donde se trataban diversas enfermedades como el asma, diabetes, hipertensión, diarreas, vómitos, dolor estomacal, entre otros, permanece entre el monte, sin posibilidad de ser reactivada pese a registrar buena demanda de las comunidades indígenas.

En este lugar acudían adultos mayores en vez de ir al doctor a la ciudad, para tratarse de casos biliares, por dolores de huesos, además de parteras, ahora ninguno de ellos asiste al lugar, los curanderos trabajan, pero ahora desde sus casas.

El curandero Federico Castillo Nieves explicó que los años de auge de la “Colmich” fue entre 1990 a 2006, era dirigido por su presidenta, doña Charito España. Los pacientes llegaban con toda la confianza y se atendía de acuerdo a su mal, los médicos con sus trajes típicos mestizas de Bolonchén de Rejón, entre otros lugares, donde preparaban los brebajes para los pacientes y quienes se les dislocaba los huesos, también se tenía una persona preparada, pero con la ayuda de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) quienes entregaban recursos hasta para los pasajes.

Los médicos con toda la confianza arribaron a curar o sanar, también laboraban otros médicos en sus domicilios, pero la confianza era en el Centro Médico Indígena la Colmich, al parecer se agotó el presupuesto, al predio no hay quien le dé mantenimiento y las autoridades actuales no se interesan y si son de otra religión es peor no quieren invertir un sólo peso, pero el Sector Salud (SSa) dijo juntar a todos los curanderos para empadronarlos y ya están por culminar y no lo hicieron

La Colmich está cerrada, el predio lleno de maleza, las promesas de las autoridades quedaron al vacío y en estas próximas campañas a ver quién se atreve a comprometerse, explicó el curandero del lugar.

JG