Pobladores de Calkiní proponen rescate ecoturístico para motivar la economía

Pobladores del ejido Nunkiní, ubicado en Calkiní, buscan ser incluidos en las actividades turísticas por lo que presentan a tres ojos de agua como alternativa para motivar la economía en la localidad.
jueves, 30 de julio de 2020 · 08:42

Los pobladores buscan ser incluidos en las actividades turísticas y evitar quedar al margen de desarrollo del proyecto de Tren Maya, por lo que presentan como alternativa los ojos de agua, Xmadre, Chuyxán y Unahuás ubicadas en el ejido de Nunkiní, entre  la Isla Jaina de Hecelchakán e Isla Arena de Calkiní.

Afirmaron que estos son lugares donde se puede encontrar una gran variedad de animales como el venado, el armadillo, el tigrillo, monos, el tepescuincle, pavo de monte, ocelote, el kambul, loros, entre otras aves que predominan en los ejidos de Nunkiní, que colinda con Isla Arena y la Isla de Jaina con agua que  desemboca hasta en la ría de Celestún en el estado de Yucatán.

Expresaron que con esta pandemia mundial, todo esto ha quedado en el olvido y abandono, por parte de las autoridades estatales y municipales, lo que generó que solo los ejidatarios se dieran a la tarea de abrir brechas y limpiar cerca de los ojos de agua y reforestar partes que han estado muriendo, como los mangles en la temporada de sequía.

Por su parte, el ex comisario de Nunkiní, Sabino Kantún Huchím, comentó que el ejido de Nunkiní tiene un gran potencial de desarrollo turístico, solo que las autoridades competentes no han destinado los recursos, ni volteado a ver,  para  invertir en lo ecoturístico.

“Es aquí donde puede haber una gran generación de empleos para la región del Camino Real, antes que lleguen otras personas para hacer negocio con nuestras  tierras”, expresó.

“Los ejidatarios se dan la tarea de limpiar y sembrar mangles, para reforestar las áreas que se han perdido por las quemas que llegan a los petenes que le corresponden a Nunkiní, mediante los  proyectos de reforestación y servicios  ambientales  con el apoyo de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), en donde se invierten cada año más de un millón de pesos en el ejido de Nunkiní, que llega en manos del comisario José del Carmen Haas, para rescatar la zona de los petenes del municipio de calkini”, externaron los habitantes de esa localidad.

Kantún Huchím solicitó a los tres niveles de gobierno de apoyar a los ejidos que cuentan con un gran potencial para el desarrollo, porque a más tarde se van a arrepentir al desperdiciar un potencial de desarrollo en nuestro medio teniendo material y no se ha aprendido a explotar, demandó.

Por Néstor Cuevas