Regidora pide cuentas claras al titular de la Junta Municipal en Bolonchén de Rejón

La regidora Teresa de Jesús Cab González manifestó que no aprobará el segundo informe de Sergio Vargas Rocha mientras no haya cuentas claras.
martes, 1 de diciembre de 2020 · 13:09

Mientras que no haya cuentas claras en la administración no puedo aprobar el segundo informe del presidente de la Junta Municipal a cargo de Sergio Vargas Rocha, señaló la regidora del mercado Teresa de Jesús Cab González.

Comentó sobre las inconsistencias en que incurren por no presentar los gastos que se realizan en la Presidencia Municipal y obligadamente quieren que se apruebe y no quiero ser cómplice de la corrupción.

“Al no firmar las irregularidades que he demostrado el edil, no voy a ser su cómplice de la alcaldesa de Hopelchén, Sandi Baas, quien insiste que debemos trabajar en coordinación con el alcalde, no estoy de acuerdo de las tranzas, nunca dio a saber sobre  los trabajos que se ejecutan y la inversión nos marginó, aunque los demás regidores no lo digan, pero hemos vivido humillaciones de la autoridad y lo peor nunca ha mencionado qué obras se van a ejecutar, pero si quiere nuestra anuencia”.

“Otro punto son las solicitudes de apoyo y no se ha dignado en aceptar mi petición para mejorar las condiciones salubres del inmueble, sobre todo para fumigar las cucarachas y para lavar el piso, no quiere entregar los insumos para la limpieza, entre otros detalles, añadió.

Dice que no le alcanzan los recursos que les entrega la comuna de Hopelchén, por lo cual mantiene abandonado el mercado, se le olvido entregar a la gente necesitada, pero sus gastos son exorbitantes, comentó.

La regidora panista significó que el edil presentó su segundo informe de labores administrativa el viernes pasado, pero sólo invitó a los demás regidores y a ella no la tomó en cuenta, por no aprobar sus cuentas falsas e incompletas.

Aseguró que se han enfrentado en varias ocasiones, tampoco me voy a dejar, en el año que le queda voy a denunciar públicamente todas las anomalías en que ha incurrido Sergio Vargas Rocha.

Por Jorge Caamal