Pescadores de Campeche pierden juicio contra British Petroleum

Los pescadores de seis estados manifestaron que seguirán por la vía penal hasta que la petrolera los indemnice y pague el daño causado al medio ambiente.
sábado, 7 de noviembre de 2020 · 14:41

Tras 10 años de lucha mediante demanda civil contra la empresa británica British Petroleum (BP) por el pago de los daños que ocasionó a la actividad pesquera con la explosión del pozo “Macondo”, que era perforado por la plataforma “Deepwater Horizon” el 20 de abril del 2010 en el Golfo de México, más de 10 mil pescadores ribereños de los estados de Tamaulipas, Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo perdieron el caso ante el juez Carl J. Barbier de la Corte Distrital del Este de Lousiana, Estados Unidos.

En el curso de la lucha, que contó con manifestaciones en los diferentes estados de la República Mexicana para pedirles a los gobiernos federales apoyos para que la petrolera pague los daños, los pescadores ribereños vieron descender su producción por la contaminación en el Golfo de México, a causa del derrame de 800 millones de litros de crudo.

Hay que mencionar que en septiembre del 2020 colectivos pesqueros, que incluye a la Unión Regional de Grupos Solidarios y Cooperativas Pesqueras Ribereñas del Sur de Campeche, cuyo presidente es Baudelio Silverio Cruz Coronel, denunciaron ante la Fiscalía General de la República (FGR) a Luis Videgary Caso, exsecretario de Relaciones Exteriores, al exembajador de México en Estados Unidos (EU), Gerónimo Gutiérrez Fernández, y al abogado de Brithish Petroleum (BP), William Noble, por el agravio que sufrieron miles de pescadores mexicanos tras el acuerdo económico de desistimiento voluntario al no tomarlos en cuenta.

Cruz Coronel mencionó que el hecho de que las denuncias de todos los pescadores mexicanos contra la empresa británica hayan sido desechadas de manera injusta, no quiere decir que estén derrotados.

Frentes jurídicos

“Se abren otras demandas por la vía penal federal en virtud de las irregularidades procesales descubiertas durante el juicio civil derivado del accidente de “Deepwater Horizon” que perjudicó la actividad pesquera de los estados costeros del Golfo de México y Caribe, por lo tanto los principales líderes de federaciones y cooperativas solicitaron a Horacio Polanco Carrillo que los represente, ahora por penalmente”, aseguró.

Dijo que el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador está enterado de las demandas y a los pescadores les da confianza para llegar a un acuerdo final con BP por medio de una mesa de negociación, como pasó con Transcanada.

Explosión

Fue un 20 de abril de 2010 que todo cambiaría para el Golfo de México y países vecinos, en la que se considera la peor catástrofe de la industria petrolera de la historia, tras la ruptura de un pozo que hizo explotar la plataforma “Deepwater Horizon”, lo que originó que durante 87 días se vertieran casi 800 millones de litros de crudo.

El desastre no quedó ahí; una de sus consecuencias fue la muerte de miles de especies marinas, lo que hoy es parte de los problemas al medio ambiente y sector pesquero que indignan los pescadores.

La rotura del pozo “Macondo”, perforado a mil 500 metros de profundidad, origen del incendio, causó la muerte de 11 trabajadores de la multinacional propiedad de BP. Luego ocurrió algo igual de irrefrenable: el derrame de 4.9 millones de barriles de crudo, unos 795 millones de litros, que tardó en contenerse 87 días y dio sitio a una catástrofe ambiental más allá del tiempo.

El vertido de petróleo de BP llegó a causar daños a largo plazo en las costas de Luisiana, Alabama, Misisipi y Florida, y alteró de manera irreversible el ecosistema del Golfo de México. Se trata de una zona que se consideraba inmaculada y que abarca las reservas naturales más valiosas del país.

Ecocidio

El Golfo de México es el hábitat natural de cientos de especies y cada año unos cinco millones de aves migratorias atraviesan la región, que de acuerdo con Greenpeace y el periódico The Times Picayune es un área de descanso para el 70% de las aves acuáticas del país, entre las que se encuentra el pelícano pardo, ave oficial del estado de Luisiana.

El derrame amenazó también a especies en peligro de extinción que dependen de las aguas del Golfo, como la frágil población del atún rojo, cuatro especies de tortugas marinas, seis especies de ballenas, tiburones y delfines. Y sin embargo los gobiernos mexicanos no mostraron interés en apoyar al sector pesquero, ni que British Petroleum repare los daños ambientales.

Fue a principios del 2018 cuando el Gobierno de Enrique Peña Nieto aceptó 25.5 millones de dólares de la petrolera para absolverla de toda responsabilidad por contaminar las aguas mexicanas.

Este pago fue parte de un acuerdo confidencial para desechar una demanda relacionada con el desastre de “Deepwater Horizon”. El gigante petrolero y el Gobierno de Estados Unidos de inmediato acordaron abordar la reparación de forma financiera para tratar de cubrir un daño en aguas mexicanas que aún no es del conocimiento público.

La petrolera gastó, al menos, 60 mil millones de dólares, para remediar las pérdidas y tapar el desastre, de los cuales más de 10 millones se destinaron a los pescadores estadounidenses y negocios afectados. Pero ni un sólo dólar ha llegado a los pescadores mexicanos afectados.

Lenta reacción

El Gobierno Mexicano esperó hasta el 19 de abril del 2013 para realizar una demanda contra BP, pero cinco años después el alegato fue retirado de manera voluntaria, después de aceptar un acuerdo por 25.5 millones de dólares.

Además se presume que el Gobierno de Enrique Peña Nieto tuvo, o tiene, negocios con la petrolera, entre ellos cinco sitios de perforaciones, dos líneas de gas natural y el desarrollo de mil 500 gasolineras, esto a raíz de la Reforma Energética.

Dicho acuerdo provocó que BP se libre de su responsabilidad por daños causados por el derrame de petróleo en aguas mexicanas.

El Gobierno de México señaló que no pudo encontrar evidencia clara de contaminación, a pesar de haber gastado millonadas en 22 estudios científicos.

La lucha por ganar el extenuante caso proseguirá y los pescadores confían en que por esta vez la segunda se la vencida.

Por Fernando Kantún