Martín Velázquez Cuevas sigue desaparecido


A 16 días del robo de 15 toneladas de pepino de mar, en Yucalpetén, se desconoce el paradero del empresario pesquero Martín Velásquez Cuevas / Las investigaciones apuntan a que tenía conocimiento del robo del producto marino y que lo adquiriría para posteriormente revenderlo al extranjero

Tras el arraigo del empresario Pablo Sauma Martínez, Oscar Aguilar Muñoz, Pedro Armin Carrillo Martínez, Clemente Darío Moreno Alonzo, Julio Quijano Ceballos y Francisco Javier Pérez Corona, quienes fueron sorprendidos en el kilómetro 7.5 de la carretera Mérida - Cancún comercializando pepino de mar, producto de un millonario robo, continúan las investigaciones acerca del empresario Martín Velázquez Cuevas, desaparecido desde hace casi dos semanas.
Además de que la semana pasada, a un empleado de Martín Velázquez Cuevas se le decomisó un cargamento de 2.6 toneladas de pulpo en el vecino estado de Campeche, producto que no cumplía con la talla comercial y que fue capturado recientemente, a pesar de que la especie se encuentra en veda.
Cabe señalar que Emmanuel Herrera Rodríguez fue el séptimo arraigado -días después de que los primeros seis fueron sujetos a esa medida cautelar- por estar implicado en el robo del pepino de mar; confesó que el empresario Pablo Sauma fue quien planeó el robo.
De acuerdo a la averiguación previa número 1083/2011, Pablo Sauma Martínez, quien se dedica a la compra-venta de pescados y mariscos, adquirió por 300 mil pesos tres toneladas de pepino de mar, a pesar de conocer que había sido robado de unas bodegas del puerto de Yucalpetén.
Uno de los detenidos por el robo señaló directamente al controvertido empresario Martín Velázquez Cuevas quien, como se recordará, era la persona que recibiría un cargamento de tiburones congelados, todos ellos “embarazados” de cocaína, en junio del 2009.
El destinatario de los tiburones llenos de cocaína, según la documentación y el pedido de importación procedente de Puerto Limón, Costa Rica, era Martín Velázquez Cuevas.
En cuanto al pepino de mar, Velázquez Cuevas iba a ser uno de sus compradores.
Las investigaciones apuntan a que Velázquez Cuevas tenía conocimiento del robo del pepino de mar y que adquiriría el producto para posteriormente revenderlo al extranjero.
En el hecho está implicado el también empresario Pablo Sauma Martínez, quien tras adquirir la mercancía robada, la almacenó con ayuda de su chofer, Pedro Armín Carrillo Martínez, en dos cuartos ubicados sobre la carretera a Cancún, propiedad de Julio Jesús Quijano Ceballos.
Posteriormente, según se indica en el expediente, Sauma Martínez realizó un trato de compra-venta de 300 mil pesos por 1,800 kilos de pepino de mar, con Oscar Agustín Aguilar Muñoz, a quien le llevó la mercancía a su domicilio, acompañado de su chofer y un amigo de nombre Clemente Darío Moreno.
Como el trato entre estos últimos fue realizado con dinero de Javier Pérez Corona, éste condicionó a Aguilar Muñoz para que la mercancía fuese resguardada en su domicilio, en un departamento de los Condominios Del Arco, al norte de Mérida. Posteriormente, cuando se inspeccionó el predio, a raíz de una denuncia por el fuerte hedor que emanaba del departamento, se encontró parte del producto robado en Progreso.
En su momento, y para esclarecer los hechos, se realizaron sendos cateos en las congeladoras de Velázquez, sin hallar nada. (POR ESTO! Policía)



 
¡Pronto tendremos nuevas encuestas para usted!