Elba Esther: Las razones


Por Jorge Zepeda Patterson

Siempre se supo que las bolsas Louis Vuitton que usaba Elba Esther Gordillo no eran adquiridas precisamente con su sueldo de maestra. Tampoco podía creerse que el Ferrari Enzo de Carlos Romero Deschamps hubiera salido de sus emolumentos como trabajador de Pemex. Hay innumerables evidencias de la vida faraónica que se prodigan a sí mismos los líderes sindicales con las cuotas de sus agremiados. Pero es Elba Esther Gordillo, la mandamás del sindicato de maestros, quien ha sido detenida.
¿Por qué? Desde luego que que sobran motivos legales para meter a la cárcel a “La Maestra”. Esa discusión es académica. Basta decir que 40 millones de pesos del sindicato de maestros se destinaron a una tienda departamental, Nieman Marcus, una especie de Palacio de Hierro estadounidense, para ser utilizados en el consumo personal de Gordillo. Pero también sabemos que cualquiera de estos líderes sindicales enseñan el cobre, o mejor dicho el rólex de oro y las cuentas en paraísos fiscales, con tantito que se les rasque. Pero fue a Elba Esther a quien se eligió.

Combate a la corrupción X

Hace mucho que se sabe que los Quinazos son intervenciones de la autoridad que tienen que ver menos con la justicia o el combate a la corrupción, y mucho más con las necesidades políticas de la Presidencia. A los que consideran que esta acción en contra de Gordillo puede ser el arranque de una campaña para limpiar la vida pública, habría que recordar que Joaquín Hernández Galicia, “La Quina”, pasó años en la cárcel por diversos delitos, pero a la postre su lugar como responsable sindical fue ocupado por Carlos Romero Deschamps, un hombre tanto o más cuestionable que el líder anterior.
Por más que lo deseáramos, no es allí, en el combate a la corrupción, donde debemos buscar las razones para explicar lo que sucedió este martes en la vida política del país. ¿A qué obedece el manotazo en contra de Elba Esther Gordillo? Veamos.

Ampliación en el margen de gobernabilidad de Peña Nieto

La tradición no escrita señala que todo presidente debe establecer su autoridad mediante un golpe de timón, un manotazo sobre la mesa, una señal inequívoca de que hay un nuevo piloto en la cabina de control. Es una medida que los mandatarios entrantes creen necesaria para notificar al resto de la clase política que hay un nuevo jefe de plaza.
Carlos Salinas logró quitarse parte de los cuestionamientos de ilegitimidad por las polémicas elecciones que le disputó Cuauhtémoc Cárdenas, gracias al quinazo original, en contra del líder petrolero, Joaquín Hernández. Y a su vez, Ernesto Zedillo se desembarazó de la incómoda sombra de Salinas cuando metió en prisión a su hermano Raúl. Calderón fue a la guerra en contra del Narco, porque no encontró un quinazo más a modo para fortalecer su gobierno luego de las elecciones del dudoso 0.5 por ciento. En todos los casos, se trató de golpes de autoridad del presidencialismo para mejorar su posición frente a la opinión pública y el resto de los actores políticos.
Y si se consideró importante hacerlo en el pasado, en el caso de Peña Nieto resultaba absolutamente imprescindible para sobrevivir. ¿Por qué? Porque las expectativas sobre la presidencia son muy altas, con el regreso del PRI, y el margen de maniobra demasiado escaso. Se supone que los priistas tienen oficio para gobernar, el problema es que no tienen los instrumentos para demostrarlo. El quinazo en contra de Elba Esther es una medida para hacerse de tales instrumentos.
Hoy en día la presidencia tiene ante si un tablero de control que carece de palancas y botones suficientes para ejercer la autoridad sobre los grupos de poder factuales. Los multimillonarios nunca habían liderado las listas de Forbes, incluyendo a Slim, el número uno en el mundo; ni los gobernadores eran, como ahora, verdaderos señores feudales fuera de control; ni los líderes sindicales tenían partidos políticos a su servicio personal, como lo es el Panal. Antes Televisa era un soldado del PRI (como solía decir el Tigre Azcárraga), hoy tiene su propia telebancada y no se subordina ni a Los Pinos. ¿Y qué decir de los poderes salvajes, el crimen organizado, capaz de desafiar al Estado mexicano en amplias regiones?
La primera razón y la más importante para encarcelar a Gordillo es esa: la necesidad de enviar un mensaje a los poderes legales e ilegales, de que hay un árbitro por encima de todos ellos. Alguien capaz de dar coscorrones al actor que rompa las reglas del juego.

Vendetta Política

Por lo demás, el quinazo sobre Gordillo ofrece beneficios adicionales para el PRI. Tradicionalmente el control sobre los sindicatos y las organizaciones populares han constituido las columnas vertebrales de la hegemonía del partido. Son sus bases sociales, los cimientos del modelo corporativo.
Elba Esther Gordillo traicionó ese esquema cuando retiró al SNTE del PRI, fundó su propio partido e hizo alianza con el PAN de Fox y Calderón. Fue el único sindicato importante que se salió del redil priista.
Recordemos que cuando era secretaria general del tricolor su enemistad con Roberto Madrazo, entonces presidente del mismo y luego candidato a Los Pinos, le llevó a la renuncia y posteriormente a una lucha frontal en contra de sus ex correligionarios. “Le dije que no iba a ser presidente, y se lo cumplí” solía decir, ufana, refiriéndose a Madrazo.
Pero el encarcelamiento en 2013, siete años después de “la traición”, transmite el mensaje a todos los líderes de que tarde o temprano el partido los alcanza. Y más importante aún, les demuestra que el poder no es patrimonio personal, aunque así lo parezca, sino institucional. Es la maquinaria quien los hace líderes y poderosos, y es la maquinaria quien tiene la fuerza para destruirlos. Elba Esther creyó que su imperio era propio y podía usarlo a su capricho. La cárcel en la que hoy se encuentra demuestra lo contrario.

Control del Activo Político que es el SNTE

En el momento en que usted lee estas líneas, los operadores políticos preparan el liderazgo que habrá de sustituir a Elba Esther Gordillo en el SNTE. De una cosa se puede estar seguro: quien llegue será leal al Presidente. Ese fue el caso hace 25 años, cuando Carlos Jonguitud fue depuesto para darle entrada a una entusiasta maestra, aliada incondicional de Carlos Salinas, quien iniciaba su sexenio.
El activo político del que ahora se hace el PRI es impresionante. El sindicato con más agremiados en América Latina, con una base territorial enorme y un peso sobre la población incuestionable, particularmente en zonas rurales.
Se ha dicho que en materia electoral, el grupo político de Gordillo podía representar entre un 3 y un 4 por ciento del voto, en un momento dado. El asunto es imposible de cuantificar. Pero el hecho es que, cualquier monto que represente, seguramente habrá que vincularlo al PRI de ahora en adelante.

Aumentar la legitimidad de Peña Nieto

La elección de Elba Esther como víctima propiciatoria es perfecta. No hay personaje más impopular en este momento que la figura de Gordillo, descompuesta por las cirugías y los excesos, y símbolo de abuso y enriquecimiento. Las encuestas eran concluyentes al respecto.
Nadie doblará las campanas por su encarcelamiento ni derramará lágrimas. Al irse en contra de la líder del SNTE, presidencia iba sobre terreno seguro en materia de opinión pública. Y no hay duda que Peña Nieto y su partido cosecharán aplausos de parte de la tribuna. Una extensión de varios meses de la luna de miel con el ciudadano de a pie.

Remoción de obstáculos para reforma educativa

Un objetivo secundario, aunque nada despreciable, es que el derrocamiento de Elba Esther Gordillo y la designación de un líder subordinado al Ejecutivo, remueve los obstáculos internos para la reforma educativa que se ha propuesto la nueva administración.
Todo indica que Peña Nieto quiere responder al clamor social que cuestiona la pobre calidad de los servicios educativos en el país. Padres de familia, empresarios y empleadores, ONGs vinculadas al sector, instituciones académicas, opinión pública nacional e internacional cuestionan duramente el atraso de México en la materia, al compararse a naciones de desarrollo social y económico similar. La publicación de exámenes que periódicamente comparan el nivel de instrucción de los alumnos entre diversos países, se convierte una y otra vez en motivo de vergüenza nacional.
El gobierno de Peña Nieto ha elegido el sector social, el educativo y los derechos humanos como la zona blanda en donde puede ganar legitimidad, sin altos costos políticos. No son casuales los tempranos lanzamientos de las campañas en contra del Hambre, la prevención de delito, la nueva estrategia de derechos humanos, la reforma educativa, entre otras.
Salvo el encontronazo con la líder del magisterio, son acciones que no generan tensión con el resto de los poderes factuales. Si logra avances sustanciales y visibles en estas áreas, logrará un margen de maniobra adicional para poder tomar otras medidas impopulares como el aumento en el IVA a alimentos y medicinas, por ejemplo. O dejar de lado los avances en materia de rendición de cuentas y transparencia, mucho más incómodos para el poder político.
En suma. La detención de Elba Esther Gordillo tiene múltiples usos, una jugada de varias bandas. Si fuese futbol, el derrocamiento de la líder del SNTE es un partido de seis puntos, o más, para el PRI de Peña Nieto.

(SIN EMBARGO.MX)



 
¡Pronto tendremos nuevas encuestas para usted!





Dignidad, Identidad y Soberanía
Calle 60 # 576 x 73, Centro
Mérida, Yucatán, México. C.P. 97000
Tels: 01 (999) 930 2760, con 15 lineas
Publicidad: 930 2782
Fax Publicidad: 01 (999) 930 2783
Email Publicidad: publicidadmerida@poresto.net

Periodismo veraz para un Estado joven
Avenida Andrés Quintana Roo, SM. 98
Mza. 63, Lote 02, esq. con Chichén Itzá,
Cancún Q. Roo
Tels. 01(998) 886 7823 y 886 8795,
Email Publicidad: publicidadcancun@poresto.net

Oficinas en México
Edison No. 9, Depto. 602, Col. Tabacalera,
Delegación Cuahutémoc, México, D.F.
C.P. 06030, Tels: 01 (999) 9302782,
Fax Publicidad 01 (999) 9302783
centraldeventasporesto@prodigy.net.mx
cvporesto2@prodigy.net.mx