Progreso  |   Tizimin  |   Valladolid



Se desata el infierno



Policías municipales, elementos de Protección Civil y bomberos combatieron el fuego cuyas llamas consumieron cientos de hectáreas de terrenos ejidales en la carretera Izamal-Sitilpech y en la vía Sitilpech-Tunkás

IZAMAL, Yucatán, 7 de abril.- Cientos de hectáreas de terrenos ejidales de los tramos carreteros Izamal-Sitilpech y Sitilpech-Tunkás se perdieron al incendiarse hoy por la tarde, ante una posible negligencia de personas que arrojaron colillas de cigarros, según informaron las autoridades.
Gracias a la oportuna intervención y coordinación de las autoridades municipales y estatales se logró controlar el incendio, evitando que animales ovinos y bovinos así como viviendas se quemaran.
Los incendios fueron reportados por automovilistas que cruzaban por el lugar, por lo que las autoridades pudieron llegar a tiempo y evitar que las llamas causaran más daños.
Los primeros en llegar fueron elementos de la Policía Municipal, al mando del comandante Alejandro Cámara, quienes no sólo se dedican a combatir la delincuencia sino también los incendios.
En primer lugar los agentes sofocaron el siniestro suscitado en el conocido rancho “El Negrito”, ubicado aproximadamente a 2 kilómetros de Izamal. De no ser por la rápida intervención, el fuego hubiera arrasado hasta con la vivienda del lugar.
Después se registró otra conflagración cerca de la quebradora de una conocida empresa, por la comisaría de Sitilpech.
Allí también llegó la brigada de Protección Civil, que con aspersores controló las llamas.
A los pocos minutos un automovilista que pasó por el lugar reportó que en la carretera Sitilpech-Tunkás, a la altura de Balantún, había otro incendio y que las lengüetas de la llamas se encontraban en la orilla de la carretera y la nube de humo impedía la visibilidad de los automovilistas, por lo que el comandante Cámara de inmediato se trasladó al lugar para dirigir el tránsito mientras que sus elementos y las brigada de Protección Civil sofocaban el fuego con aspersores y ramas.
Después de más de una hora de arduo trabajo la situación fue controlada.
Asimismo las autoridades informaron que el magno siniestro fue provocado, posiblemente por personas irresponsables que tiraron colillas de cigarros.
En este trabajo participaron las unidades de la Policía Municipal, al mando del comandante Alejandro Cámara; la unidad de bomberos 777 y la unidad de la brigada de Protección Civil Municipal que está a cargo de su director Pedro Pablo Lugo Ruiz.
(David Collí)



 
¡Pronto tendremos nuevas encuestas para usted!