El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player




¿Se levantaría el bloqueo sin Raúl Castro en el poder?


Pedro Díaz Arcia


Un artículo aparecido este martes en el diario Nuevo Herald se preguntaba si cesaría el “embargo” estadounidense contra Cuba de no estar los Castro en el poder.
En realidad no cesará el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos mientras la mafia cubano-americana mantenga el actual influjo sobre la cúpula gobernante en Washington, y por su parte Cuba no renuncie a su inalterable posición de defensa de su independencia y al propósito de construir el socialismo en la mayor de las Antillas.
Pero aun cuando en una pesadilla, que es recurrente de la ultraderecha de aquí y de allá, el plenario hubiese aprobado la ansiada transición, no se levantaría el bloqueo de manera inmediata y automática, pues en ese hipotético caso el proceso estaría sujeto a condicionantes, entre otras: la legalización de los presuntos partidos políticos de oposición existentes en la isla y la convocatoria a “elecciones libres” en un término de 18 meses, con observadores internacionales, después que el gobierno provisional asumiera el poder; la liberación de los presos políticos; la eliminación del Ministerio del Interior, en particular el aparato de Seguridad del Estado, y los Comités de Defensa de la Revolución; el respeto a la sacrosanta libertad de prensa mediante la concesión de licencias a medios de comunicación y compañías de telecomunicaciones privados para operar en el país.
En 1996, el entonces presidente Bill Clinton firmó “Ley para la Libertad y la Solidaridad Democrática Cubana”, aprobada por el Congreso, que con insólito carácter retroactivo agrupó la trama de sanciones y regulaciones impuestas a la isla, e implicó modificaciones a numerosos instrumentos jurídicos de los Estados Unidos. La legislación concedió a Washington, en virtud de una delegación de soberanía, facultades propias que sólo ostentan ciertos órganos supranacionales como el Consejo de Seguridad de la ONU.
La naturaleza extraterritorial de la Ley es típica de un imperio que se considera omnipotente: el derecho a sancionar a cualquier país que ignore sus disposiciones. Precisamente este mismo martes, el diario Granma publicó la noticia de que la compañía Tun Tai Group, con sede en California, aceptó pagar una multa ascendente a 40,000 dólares por comprar chatarra a Cuba. La misma Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro estadounidense (OFAC), por citar otro ejemplo, multó en 2012 a la Great Western Mailing Co. de Manchester, en el estado de Washington, por realizar operaciones comerciales no autorizadas con el régimen cubano.
Las sanciones y restricciones extraterritoriales impuestas por el bloqueo han ocasionado a Cuba pérdidas económicas por más de un billón de dólares. Mientras, la plenaria de la AGNU cada año se opone a su vigencia. En 1992, un total de 59 países votaron en contra del bloqueo, 3 se pronunciaron a favor y 71 se abstuvieron. El año pasado 188 naciones votaron en contra, 3 lo hicieron a favor y sólo 2 se abstuvieron.

Violaciones internacionales de la Helms-Burton

La Ley viola de manera flagrante normas de Derecho Internacional: la Carta de la Organización de Estados Americanos (artículos 18 y 19); la Carta de Derechos y Deberes Económicos de los Estados; la Declaración 2625 (XXV) de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) sobre los “Principios de Derecho Internacional Referentes a las relaciones de Amistad y Cooperación entre los Estados de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas”; así como los cánones de Derecho Internacional consuetudinario reconocidos como obligatorios por la Corte Internacional de Justicia; y las normas relativas al respeto de los derechos humanos; entre otras.
Según la Helms-Burton, tanto Fidel Castro como su hermano Raúl Castro deben estar fuera del poder para certificar que un régimen de transición se encuentra en marcha en Cuba y reanudar las relaciones diplomáticas rotas desde principios de 1960.
Fidel renunció a sus cargos gubernamentales a raíz de su enfermedad en 2006. En tanto Raúl anunció solemnemente en el plenario del Parlamento cubano que aunque se modifique la Constitución cubana en relación al límite de dos períodos sucesivos para aspirar a la presidencia del país: éste será su último mandato.
La noticia parece haber sorprendido la falsa ingenuidad de sus enemigos. Pero ¿qué le importa al Gobierno estadounidense la opinión del mundo?
Quizá el Excelentísimo Congreso de los Estados Unidos y el mandatario Barack Obama, negro y demócrata, valoran más el reciente autorretrato del ex presidente George W. Bush, desnudo en la bañera de su costosa residencia, que la opinión de la aplastante mayoría de los representantes de las naciones del planeta.
El Gobierno que resultó electo en esta VIII Legislatura del máximo órgano del Poder Popular en Cuba: no recibió la misión de desmontar piedra a piedra los logros de la Revolución para restablecer el capitalismo, sino el mandato para avanzar en la construcción de una sociedad más justa, sin que implique insistir en el vicio de un absurdo igualitarismo.
Es recomendable que Washington sepa diferenciar ahora y mañana en su ceguera ideológica: ¡Lo que es un Gobierno de continuidad, que inicia paulatinamente la trasmisión del poder hacia las nuevas generaciones, y lo que significa un Gobierno de transición hacia el pasado!



 
¡Pronto tendremos nuevas encuestas para usted!





Dignidad, Identidad y Soberanía
Calle 60 # 576 x 73, Centro
Mérida, Yucatán, México. C.P. 97000
Tels: 01 (999) 930 2760, con 15 lineas
Publicidad: 930 2782
Fax Publicidad: 01 (999) 930 2783
Email Publicidad: publicidadmerida@poresto.net

Periodismo veraz para un Estado joven
Avenida Andrés Quintana Roo, SM. 98
Mza. 63, Lote 02, esq. con Chichén Itzá,
Cancún Q. Roo
Tels. 01(998) 886 7823 y 886 8795,
Email Publicidad: publicidadcancun@poresto.net

Oficinas en México
Edison No. 9, Depto. 602, Col. Tabacalera,
Delegación Cuahutémoc, México, D.F.
C.P. 06030, Tels: 01 (999) 9302782,
Fax Publicidad 01 (999) 9302783
centraldeventasporesto@prodigy.net.mx
cvporesto2@prodigy.net.mx