El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player




Los cometas que vienen



Juan José Morales

Escrutinio


Quizá porque aún está muy reciente la histeria del fin del mundo que nunca profetizaron los mayas, es raro que en estos días —sobre todo después de la caída del meteorito en Rusia— no se haya desatado una oleada de apocalípticas predicciones sobre el riesgo de que la humanidad llegue a su fin por el impacto de un gran cometa. Y es que este año tendremos la visita, no de uno, sino de dos de esos cuerpos celestes, que tradicionalmente han sido considerados heraldos de toda suerte de catástrofes y desgracias, desde la muerte de reyes o el desplome de imperios, hasta el fin del mundo.
El primero en verse, ya en los próximos días, será el que ha sido denominado 2014L4, también conocido como cometa Pan-STARRS, nombre que le fue asignado por haber sido descubierto con el telescopio así llamado desde el observatorio del monte Haleakala en Hawai. Ese telescopio, dicho sea de paso, ha sido diseñado para observar grandes sectores del cielo de tal manera que varias veces en el mes pueda abarcarse la totalidad de la bóveda celeste y de esta manera detectar asteroides, cometas y otros objetos que se aproximen a la Tierra y que pudieran representar peligro de colisión.
La semana próxima, el 5 de marzo, el Pan-STARRS alcanzará su mínima distancia a la Tierra: unos 150 millones de kilómetros, que es aproximadamente la misma distancia que nos separa del Sol. Unos días después, entre el 10 y el 11, llegará a su máxima aproximación al Sol, 45 millones de kilómetros, o sea más cerca que Mercurio. En esa parte de su trayectoria, sometido al intenso calor, deberá formar una cauda y desplegar colas de gas y polvo que, según se dijo en un principio, podrían ser muy espectaculares y lo harían destacarse como un objeto excepcionalmente luminoso en el cielo.
Sin embargo, parece que tales perspectivas resultaron exageradas, como ya ha ocurrido con otros cometas que casi no fueron visibles aunque se esperaba que fueran extraordinariamente brillantes. Probablemente no será más brillante que la estrella polar y no tanto como Venus según se pronosticó, y para observar su cola o cauda —que es la parte más llamativa— tal vez sea necesario utilizar binoculares.
Observar a este cometa, empero, no será muy fácil, debido a su posición y el ángulo de visión. A partir del 7 de marzo se le podrá ver en el cielo muy cerca del Sol, justo después del ocaso, pero muy próximo al horizonte y todavía dentro del resplandor solar. Los expertos dicen que la mejor fecha para verlo podría ser el 13 de marzo, cuando podrá localizársele fácilmente justo debajo de la Luna, que en esa fecha abandona su fase de luna nueva. Y a fines de marzo ya no será visible después del ocaso sino antes del amanecer, y también en difíciles condiciones de observación.
En fin, una vez más tenemos un cometa que prometía mucho pero resultó decepcionante, lo cual a fin de cuentas no es nada extraño. Los pronósticos sobre el brillo y apariencia que tendrá un cometa se basan en estimaciones sobre su masa y composición —y por tanto el tamaño de la envoltura gaseosa y la cauda que se le formarán al acercarse al Sol—, pero las determinaciones son muy difíciles a gran distancia. Eso fue lo que ocurrió en este caso.
Por lo que toca al segundo que se nos acercará este año, el Ison, descubierto por astrónomos del observatorio de Kislovodsk en Rusia, todavía falta mucho para verlo. Comenzará a ser visible sin instrumentos hasta fines de noviembre, pero se estima que superará al Pan-STARRS en brillo y espectacularidad. De él hablaremos en su oportunidad. Mientras tanto, si le interesa la observación de los astros, prepárese para gozar del espectáculo celeste que —si todo resulta como se ha previsto— tendremos dentro de un par de semanas, aunque no sea extraordinario.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx



 
¡Pronto tendremos nuevas encuestas para usted!





Dignidad, Identidad y Soberanía
Calle 60 # 576 x 73, Centro
Mérida, Yucatán, México. C.P. 97000
Tels: 01 (999) 930 2760, con 15 lineas
Publicidad: 930 2782
Fax Publicidad: 01 (999) 930 2783
Email Publicidad: publicidadmerida@poresto.net

Periodismo veraz para un Estado joven
Avenida Andrés Quintana Roo, SM. 98
Mza. 63, Lote 02, esq. con Chichén Itzá,
Cancún Q. Roo
Tels. 01(998) 886 7823 y 886 8795,
Email Publicidad: publicidadcancun@poresto.net

Oficinas en México
Edison No. 9, Depto. 602, Col. Tabacalera,
Delegación Cuahutémoc, México, D.F.
C.P. 06030, Tels: 01 (999) 9302782,
Fax Publicidad 01 (999) 9302783
centraldeventasporesto@prodigy.net.mx
cvporesto2@prodigy.net.mx