El ferrocarril de Mérida a Valladolid, algunos datos de su historia




Ricardo Manuel Wan Moguel1
En 1893 la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas editó y publicó el Álbum de los ferrocarriles que contiene datos relevantes de las concesiones entregadas para la construcción de los primeros caminos de hierro en México. Dicha obra tiene información relacionada con el ferrocarril de Mérida a Valladolid, la cual presentaré a continuación.
En primera instancia se hace referencia a que, para su construcción, se publicaron cinco decretos con las siguientes fechas: 15 de diciembre de 1880, 4 de junio de 1881, 15 de diciembre de 1883, 1 de abril de 1886 y 18 de junio de 1888. El trayecto de este ferrocarril comenzaría en la ciudad de Mérida para dirigirse a la de Valladolid y pasaría por Tixkokob, Motul, Temax y Cenotillo, con un ramal al puerto de Progreso y se dejaba abierta la posibilidad de construir otro a Tizimín pasando por Espita. Para 1893 ya se habían construido 97 kilómetros de líneas y se dieron algunas disposiciones para su explotación.
Así pues, el decreto del 15 de diciembre de 1880 tiene cuatro artículos importantes. El 24 que hace referencia a que “la compañía tendrá derecho de enlazar la vía férrea que vá a construir con cualquier otro ferrocarril que existiere en la República, á la vez que la obligación de consentir en dicho enlace para que por sus vías puedan circular los trenes pertenecientes á otras empresas (…)”. El artículo 25 dice que cuando se construyera un tramo de vía, se pondría inmediatamente en explotación. El 26 hace referencia a los derechos de la empresa para cobrar por almacenaje, transporte de mercancías y pasajeros y por transmisión de telegramas.
En relación con este artículo es importante dar algunos datos clave: en cuanto al almacenaje de mercancías, la empresa cobraba “medio centavo diario por tener las mercancías en el almacén los primeros quince días y un centavo después de los primeros quince días”. Por el transporte de pasajeros se cobraba dependiendo de la clase en la que se quisiera viajar: en primera clase un centavo y medio, en segunda uno y en tercera medio centavo. Para el transporte de mercancías también se cobraba por distancia recorrida y había una lista de diferentes precios según el producto que se quisiera transportar. Por último, si alguien quería enviar un telegrama, le cobraban quince centavos.
Ahora bien, el artículo 27, decía que a pesar de tener precios fijos para el transporte de mercancías: “la empresa tiene la facultad para establecer tarifas diferenciales, á fin de facilitar los transportes de mercancías y pasajeros, á mayores distancias ó en mayores cantidades.” En mi opinión y como he podido constatar en algunos documentos, esto pasaba cuando se transportaban productos esenciales para la economía como el henequén y se hacía descuento para el transporte de personas cuando había una feria en algún pueblo y se movían una gran cantidad de pasajeros.
La información del Álbum cierra dando datos de los resultados de la explotación de esta vía de 1883 a 1891. En dichos datos se puede apreciar el gran auge que tuvo el ferrocarril en esos primeros años. Así se puede decir que, en el primer año de su funcionamiento, es decir en 1893, el ferrocarril fue utilizado por 18,123 personas. En 1891, el número ya había sido incrementado exponencialmente a 264,781 personas. Lo mismo sucedió con el transporte de carga, en 1894 se tiene el registro de que se habían transportado 4,248 toneladas de mercancías y para 1891 ya se había incrementado a 47,064.
Al igual que un artículo que publiqué el pasado lunes 3 de septiembre en relación con el ferrocarril de Mérida a Peto, los datos que presenté en esta ocasión son arbitrarios y sistemáticos y tienen el objetivo de dar a conocer un poco de la historia del ferrocarril en el Estado. Sin embargo, es importante realizar un análisis más profundo de estas cifras que nos ayuden a construir la historia económica de los caminos de hierro en Yucatán. Esa es una tarea pendiente para el historiador.
Bibliografía:
Secretaría de comunicaciones y obras públicas. 1893. Álbum de los ferrocarriles correspondientes al año de 1893. México: Tipografía de la oficina impresora de estampillas.


1 Historiador, [email protected]



 
¡Pronto tendremos nuevas encuestas para usted!





Dignidad, Identidad y Soberanía
Calle 60 # 576 x 73, Centro
Mérida, Yucatán, México. C.P. 97000
Tels: 01 (999) 930 2760, con 15 lineas
Publicidad: 930 2782
Fax Publicidad: 01 (999) 930 2783
Email Publicidad: [email protected]

Periodismo veraz para un Estado joven
Avenida Andrés Quintana Roo, SM. 98
Mza. 63, Lote 02, esq. con Chichén Itzá,
Cancún Q. Roo
Tels. 01(998) 886 7823 y 886 8795,
Email Publicidad: [email protected]

Oficinas en México
Edison No. 9, Depto. 602, Col. Tabacalera,
Delegación Cuahutémoc, México, D.F.
C.P. 06030, Tels: 01 (999) 9302782,
Fax Publicidad 01 (999) 9302783
[email protected]
[email protected]