Harán más funcional, limpio y atractivo el Pasaje Emilio J. Seijo


Hasta 23 mil personas atraviesan cada día el céntrico Pasaje Emilio J. Seijo, que está a sólo treinta metros de la Plaza Grande, y que será objeto de una intervención a fin de hacerlo más funcional, limpio y atractivo para los turistas y los propios yucatecos, informó el subdirector de Proyectos de la Secretaría de Obras Públicas del Gobierno del Estado de Yucatán, Alejandro Conde Zapata.
En nueva exposición sobre los proyectos que comenzarán en breve con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para embellecer el Centro Histórico de Mérida, el funcionario detalló que ese pasaje formará parte del Corredor Plaza Grande-Parque Eulogio Rosado, al que se incorporarán las calles en torno al ex edificio de Correos.
–Éste es un corredor peatonal, y lo hemos denominado Plaza Grande-Parque Eulogio Rosado, cuyo trayecto se junta con el entorno del Mercado Grande –explicó el funcionario, quien con anterioridad informó también del corredor Plaza Grande-Arco de Dragones.
Añadió que la ruta a ese parque “es de bastante interés, considerando que se trata de una zona que en su momento fue exclusiva, pues incluía por ejemplo el Paseo de las Bonitas” (donde están ahora la calle 65 y la Calle Ancha del Bazar).
–La zona tiene bastantes edificios de elevado valor histórico e incluso arquitectónico. En el interior de algunos de ellos se pueden encontrar trabajos de herrería impresionantes, tallas y bajorrelieves.
En cuanto a los orígenes de esos pasajes, apuntó que no eran calles ni espacios públicos.
–En el caso del Emilio J. Seijo fue creado recientemente, pues era una cuadra completa. En las dos entradas actuales, las de la 58 y la 60, había construcciones que eran viviendas. De alguna manera las alcanzó el deterioro, colapsaron y las terminaron de demoler.
–¿En qué época fue eso?
–Fue a principios del siglo pasado, y en particular el pasaje lo abrieron en 1952, es decir, hace casi 50 años. El propietario lo entregó al ayuntamiento ya como espacio público, pero obviamente hizo una serie de locales que son los que integran esa vía como ahora la conocemos. La intención además de donar el espacio era aprovecharlo comercialmente.
“En alguna ocasión, investigando, vi que el pasaje al principio tenía rejas, pero luego el ayuntamiento dijo que si era un terreno donado para vía pública, había que eliminarlas”.

Pocos dueños
Comentó que a través del tiempo la propiedad de los locales comerciales ha registrado modificaciones, y en la actualidad hay “como seis dueños de esa zona, y los locatarios son cerca de treinta”.
–Una característica que siempre ha llamado la atención de ese pasaje son sus adoquines franceses –se le indicó.
–Sí, el adoquín francés es original, aunque no era originalmente de ese sitio, sino que se levantaron de calles cercanas, entre ellas la 60. Hay muchos adoquines buenos, pero la mayoría ya tiene humedad y hongos que los deterioran.
Indicó que los adoquines no fueron hechos para un clima como el de Yucatán, “aunque si se considera que ya tienen más de cien años y todavía siguen ahí, pues son bastante buenos, pero sí los vemos muy dañados. Algunas calles los conservan, pero debido al tránsito pesado ya están evidentemente deteriorados”.
–El tabique no es malo, tiene una resistencia muy alta, incluso igual o un poquito superior al concreto –indicó el arquitecto–. Lo que lo afecta es el sistema constructivo, que se tiene que usar con polvo y arena, para lo cual no estaban preparados, porque una cosa eran las carretas y otra los camiones de ahora que pesan 14 toneladas.
–¿Y se van a respetar esos adoquines o se van a cambiar?
–Se van a cambiar. El adoquín que está en el Pasaje Emilio Seijo ya resulta riesgoso, por lo irregular; ha perdido gran parte de su función, porque una de sus ventajas era que hacía completamente permeable el piso, pero lamentablemente la contaminación también lo ha alcanzado.
Detalló que los actuales locales comerciales fueron construidos de una manera que no permitiría la normatividad actual del municipio, y carecen de baños y sistemas de desagüe.
–Hoy en día podemos apreciar las carencias de esos locales, si vamos temprano vemos que están barriendo, que lavan el interior del local y todo lo que se genera va para afuera, incluso bagazos y grasas que se incrustan en los adoquines y en los espacios que hay entre ellos, formando una capa impermeable.

Concreto estampado
–En lugar de los adoquines vamos a poner concreto estampado de un color arena natural, para evitar un calentamiento excesivo. Se trata de un concreto muy ligero, suave, pues es un espacio peatonal y queremos evitar que llegue a volverse un obstáculo, un peligro. Ya ves que en las calles el estampado es un poquito más marcado, y de repente una dama con tacones se puede atorar ahí. En el caso del Pasaje queremos que sea un espacio liso, antiderrapante. Será un estampado, pero muy fino.
–Y se supone que con todo lo que se requiere para los servicios, como alcantarillado, conductos eléctricos…
–Naturalmente, y se va a poner un nuevo sistema de rejillas para captación de aguas pluviales, porque las que están ya no funcionan, la misma grasa ha afectado todo, ya no absorben, así que se va a poner todo nuevo, pozos, rejillas…
–¿Y en cuanto a fachadas?
–Ahí básicamente el trabajo es muy sencillo, las fachadas que hay en el interior del Pasaje no son coloniales, son muy planas.
–Pero hay mucha disparidad, hay de dulce, chile y manteca…
–Eso es en lo que vamos a trabajar. Si bien es cierto que no son fachadas coloniales, están dentro de un área colonial, por lo cual hay que integrarlas al contexto. No podemos dejarlas en rojo, azul, amarillo, verde, no: van a tener un solo color, beige con arena, para darles esa uniformidad que ahora les hace falta.
Se va a mejorar la iluminación, obviamente, y controlar un poquito más los anuncios, la publicidad que hay en exceso. Se van a eliminar todos esos arriates, como ya están pidiendo los mismos comerciantes; algunas de esas jardineras son utilizadas como sanitarios públicos, además de camas para dormir. Hay comerciantes que tienen esas estructuras en la puerta de su local y les tapan casi la mitad de su tienda, siempre con el riesgo de la gente que se queda sentada ahí todos los días mucho tiempo.

Foco comercial
El Arqto. Conde Zapata apuntó que de acuerdo con el estudio de aforo peatonal que se realizó, el Pasaje Emilio Seijo es el más visitado de la ciudad: “Hay días que llegan 22 mil ó 23 mil personas de 8 de la mañana a 8 de la noche. Es un pasaje donde circula un mundo de gente, o sea, que tiene un valor bastante importante, y por eso queremos darle la mayor libertad posible a la gente, para que sea un flujo continuo”.
–Eso sería un gran beneficio. Actualmente tienes que sortear una serie de obstáculos, entre jardineras, rejillas destrozadas, tabiques saltados, casetas telefónicas, transformadores, charcos que se forman en algunas partes, y el remate es una “tienda departamental” de revistas, que ya no es un puestecito. Eso ya no es un negocito, tiene más de cuatro metros de largo.
A ese puesto, continuó, hay que agregarle el perrero, el taquero y otros vendedores que se instalan tanto en la salida de la calle 60 como en la de la 58, donde a veces sólo queda un espacio de un metro para caminar sobre la acera.
Tenemos una foto muy buena que tomamos sobre la 58 y ahí se ve cómo está totalmente obstruido el ingreso al Pasaje. Está el edificio Chapur, están transformando el local de la juguera, así que prácticamente te queda un metro para entrar porque lo demás está tapizado de alimentos y revistas.
–¿Van a poner orden ahí?
–Claro. Todo esto se tiene que ir moviendo. No hay que olvidar que vamos a tener un sistema de guía de invidentes, que van a poder atravesar el Pasaje y luego tomar la banqueta de la 58.
–¿Y el otro pasaje del Corredor, el que va de la calle 58 al Parque Eulogio Rosado?
–Ése es más corto, más reciente también, hasta hace poco todavía había ahí circulación vehicular, pero el mismo comercio insistió ante el Ayuntamiento para que se vuelva peatonal, hasta que se cumplió. Sus características son los de una calle normal, vehicular, incluso no se elevó el nivel del concreto, se quedó tal cual.
Hay una parte que tiene asfalto y otras pequeñas que tienen adoquín. Ahí el tratamiento es el mismo, vamos a tratar de homogeneizar el concreto y la pintura de las fachadas. Los edificios que están en las esquinas todavía tienen sus características históricas, y al centro ya no. Obviamente al demoler ya se transformaron.
De esa calle sale uno al Parque Eulogio Rosado, que es un sitio de bastante interés. Es un parque de muchos años, que al centro tiene un monumento creo que a los henequeneros. Ese parque ya creció, era cuadradito; no llegaba hasta la orilla de lo que es la calle 65, sino que estaba a la mitad, y frente a Correos se formaba una zona de carga y descarga para el Mercado Grande. Ahí estaba una zona de carretas y caballos para dar servicio a los clientes del mercado.
–¿También ahí se va a poner concreto estampado?
–Sí, el parque está en bastante buenas condiciones, no vimos conveniente retirar el concreto estampado actual, sólo se van a hacer unos ajustes, algunos cortes, y completar pedacitos para el nuevo diseño que va a tener.
No vale la pena hacerle más, es un parque que se remodeló hace poco, y moverlo implicaría una gran complejidad, porque todo por abajo está lleno de cables, hay tres o cuatro transformadores eléctricos, y todo eso sería muy costoso y complicado moverlo, además de que habría que cortar la energía eléctrica a todo el sector.

Banca “majestuosa”
El entrevistado detalló que se le va a dar limpieza al piso del parque y se van a cambiar las bancas, que actualmente son muy “majestuosas”, es decir, tan grandes que si se sienta en una de ellas una persona de estatura baja, sus pies no llegan al piso, “y el respaldo te queda súper incómodo”.
–Se van a cambiar bancas y botes de basura, se va a mejorar la iluminación, porque está un poquito oscuro. Es un parque que siempre está completamente vivo, siempre está lleno, por la cercanía del mercado y porque muchos autobuses urbanos paran cerca de ahí.
–¿Se va a realizar pintura de fachadas?
–Así es, se va a trabajar en el remozamiento de fachadas y su pintura. De ese parque se va a hacer una comunicación con el Portal de Granos, vamos a hacer un paso peatonal a nivel de la banqueta que atraviese la calle 65. Con ello se podrá pasar al Portal y a la placita que está ahí y que quedó muy bien, muy tranquila y que tiene vegetación.
Añadió que también se van a hacer mejoras en la zona del mercado, para que el Corredor continúe bordeándolo y en torno al ex edificio de Correos.
“No hay que olvidar que el mercado sigue siendo un sitio de interés para los meridanos y los turistas, muchos de los cuales lo visitan. Andan con sus cámaras tomando fotos, les atrae ver lo que se produce en el estado. Es que cada mercado tienen sus ‘peculariedades’”.
–El mercado, al menos en esa parte, no el interior, entra en este proyecto porque es el último polo de atracción al que llega la gente visitante –subrayó el Arqto. Conde.
(Gínder Peraza Kumán)



 
¡Pronto tendremos nuevas encuestas para usted!