Viernes, agosto 23, 2019

“Soy un perseguido político”, dice Ancira. “No es conmigo, es con la Ley y con la Fiscalía”, revira AMLO

En entrevista con el periodista Ciro Gómez Leyva, el dueño de Altos Hornos de México (AHMSA) consideró que Andrés Manuel López Obrador “está perdido” con los números de la compra venta de la planta Agronitrogenados. “Según el Presidente, valía 50 millones de dólares y el puro muelle valía 150. La valuación iba de los 400 a los 320 millones de dólares”, indicó.

Mientras que el mandatario dijo que Ancira Elizondo está en su derecho de manifestarse y expresar su sentir, pero negó que haya algún tipo de persecución política en su contra o en contra de algunos otros personajes, como funcionarios de la administración pasada, encabezada por el priista Enrique Peña Nieto, que recientemente han sido investigados por diversos delitos.

Ciudad de México, 31 de julio (SinEmbargo).– El empresario mexicano Alonso Ancira dijo hoy desde España que era un perseguido político del actual Gobierno, pero el Presidente Andrés Manuel López Obrador, cuestionado durante su conferencia de prensa matutina, le reviró: “No es conmigo, es con la Ley y con la Fiscalía [General de la República]”.

Por la mañana, en entrevista con Ciro Gómez Leyva, el dueño de Altos Hornos de México (AHMSA) afirmó que dicha empresa fue quien pagó la fianza de un millón de euros para que pudiera obtener su libertad en el país europeo.

“Lo pagó Altos Hornos porque hay una póliza de seguro que garantiza cubrir los gastos en caso de algún problema legal”, dio a conocer en el programa del periodista, transmitido por Grupo Fórmula.

La FGR dio a conocer que la solicitud formal de extradición y sus anexos ya fueron enviados al Juzgado Central de Instrucción 1, para continuar con el procedimiento. Foto: Juan Pablo Zamora, Cuartoscuro

Asimismo, Ancira Elizondo aseguró que las autoridades mexicanas no van a poder con el caso que se sigue en su contra, debido a que las acusaciones no tienen peso, “una serie de trucos”.

“El 90 por ciento de lo que está ahí es falso. Las autoridades mexicanas la tienen difícil acá. Es muy fácil que en los siguientes 60 o 90 días se caiga la acusación”, estimó.

Además, reiteró que seguirá rechazando el proceso de extradición. “Necesitaría que me fallara la cabeza para aceptar la extradición”, declaró a Gómez Leyva.

“A lo mejor estaban persiguiendo a funcionarios de Pemex que sí lo ameritan. Soy un perseguido político”, aseveró el presidente del Consejo de Administración de AHMSA.

Sobre el proceso de la compra venta de la planta Agronitrogenados, comentó que se contó con la intervención de bancos y constructoras internacionales, y que le pagaron una cifra menor a la calculada por los evaluadores.

Los días felices: Emilio Lozoya y Alonso Ancira en una imagen de septiembre de 2013. Foto: Juan Pablo Zamora, Cuartoscuro

Por ello, consideró que López Obrador “está perdido” con los números de la compra venta de la planta. “Según el Presidente, valía 50 millones de dólares y el puro muelle valía 150. La valuación iba de los 400 a los 320 millones de dólares”, indicó.

Finalmente, señaló que tiene la nacionalidad estadounidense, por lo que si pudiera se trasladaría de a ese país, pues sus cuentas en esa nación están disponibles.

AMLO RECHAZA PERSECUCIÓN POLÍTICA

En tanto, el Presidente dijo que Ancira está en su derecho de manifestarse y expresar su sentir, pero negó que haya algún tipo de persecución política en su contra o en contra de algunos otros personajes, como funcionarios de la administración pasada, encabezada por el priista Enrique Peña Nieto, que recientemente han sido investigados por diversos delitos.

“Desde que tomé la presidencia dejé claro que no iba a haber persecución política. Incluso la misma noche de la elección le hice un reconocimiento a Enrique Peña Nieto, porque a diferencia de otros presidentes, él no se metió para hacer un fraude, como sucedió en 2006 fundamentalmente. Pero ni siquiera los que hicieron el fraude en 2006, los estamos persiguiendo”, recordó desde Palacio Nacional.

Foto del 2013 donde se ve a Juan José Guerra Abud, ex titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Alonso Ancira, entonces presidente de la Cámara Nacional del Acero. Foto: Juan Pablo Zamora, Cuartoscuro

Frente a los medios de comunicación, subrayó que su concepto de justicia es amplio y contempla castigar a los que cometen errores, “pero sobre todo hay que evitar que se continúe con el régimen de saqueo. Pienso más en la condena al régimen, al modelo neoliberal, porque eso es lo más dañino. No hay persecución para nadie y tampoco hay impunidad”.

“Soy partidario del punto final, pero que eso aplicaba para los que se fueron, no para nosotros. Tampoco hay consigna de perseguir a ninguna persona. Nunca he dado la orden de que se fabrique un expediente en contra de alguien. Nunca y no lo haré. No somos iguales. También cuando van y me dicen ‘hay esto’, lo que digo es ‘proceda, qué espera para actuar’”, finalizó.

ANCIRA NIEGA ACTOS DE CORRUPCIÓN

El empresario mexicano Alonso Ancira, conocido en su país como “el rey del acero”, negó este martes, ante un juez español, los delitos de corrupción y blanqueo, de los que es acusado en su país, y alegó que se trata de una persecución política.

Ancira, reclamado por México, se volvió a negar a ser entregado, así que el Magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz fijará una fecha para que un tribunal resuelva si se cumplen los requisitos para su extradición, informaron fuentes jurídicas a Efe.

El empresario fue detenido el 28 de mayo en el aeropuerto español de Palma, en la isla mediterránea de Mallorca, y ya se negó entonces a ser extraditado, al tiempo que pidió su libertad.

Emilio Lozoya y Alonso Ancira en la firma de un acuerdo con la Canacero. Foto: Juan Pablo Zamora, Cuartoscuro

En ese momento ingresó en prisión por orden de Pedraz, que un mes más tarde le impuso una fianza de un millón de euros para salir de la cárcel. El empresario pagó esa cantidad y quedó en libertad el 1 de julio.

El juez impuso entonces a Ancira, que también posee la nacionalidad estadounidense, comparecencias en el juzgado cada dos días, prohibición de salir de España y retirada del pasaporte.

En México se enfrenta a acusaciones por delitos que causaron “grave daño patrimonial” a la compañía estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), según la Fiscalía.

Los delitos que se le atribuyen están relacionados con el supuesto sobreprecio de unos 500 millones de dólares en la venta de una planta de fertilizantes a Pemex en 2013, cuando esta empresa era dirigida por Emilio Lozoya Austin, sobre quien también pesa una orden de captura.

LOZOYA TAMBIÉN ACUSA PERSECUCIÓN POLÍTICA

Emilio Lozoya y Alonso Ancira reclamaron ayer, uno desde la clandestinidad y otro desde su prisión en España, que son víctimas de persecución por parte de las autoridades mexicanas.

Emilio Lozoya también está implicado en un caso de sobornos por parte de la empresa Odebrecht, junto con el empresario mexicano Alonso Ancira, dueño de AHMSA y quien está detenido en España. Foto: Cuartoscuro

Lozoya Austin, ex director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), dio una entrevista a Quinto Elemento Lab desde el lugar en el que se esconde de la Fiscalía General de la República (FGR), mientras que el dueño de Altos Hornos de México (AHMSA) habló frente a un juez en España.

El ex funcionario aseguró que las acusaciones formuladas en su contra son “un ataque político cobarde y sin fundamentos” para él y su familia. “Es un ataque político cobarde y sin fundamentos contra mí y mi familia, en ningún momento como funcionario público ni yo ni mi familia recibimos dinero alguno de empresas o personas, de tal forma niego cualquier acusación de corrupción”.

Imagen correspondiente al 12 de septiembre de 2013, en la cual Emilio Lozoya, quien en aquellos días estaba al frente de Pemex, y Alonso Ancira, presidente de la empresa Altos Hornos de México (AHMSA) y en aquel año se desempeñaba también como presidente de Canacero. Foto: Juan Pablo Zamora, Cuartoscuro

De acuerdo con la información difundida este martes, Emilio Lozoya dio respuesta a un cuestionario de nueve preguntas que le hicieron llegar el diario alemán Süddeutsche Zeitung y el medio suizo Tamedia, como parte de una investigación periodística realizada en conjunto con Quinto Elemento Lab.

Las declaraciones se hicieron llegar a través de su abogado, Javier Coello Trejo, el pasado sábado 27 de julio, es decir, tres días después de que agentes de la Interpol detuvieran a su madre, Gilda Margarita Austin y Solís, en Alemania.

“A mi madre se le acusa de que haya recibido dinero de alguna cuenta mía antes de que yo fuera funcionario público, ¿qué clase de delito es ese?”, dijo el ex encargado de la petrolera mexicana, quien es investigado por asociación delictuosa, operaciones con recursos de procedencia ilícita y cohecho, ligados con el caso de corrupción Odebrecht.

En la entrevista con Quinto Elemento Lab, negó categóricamente las declaraciones que hicieron tres altos funcionarios de la empresa brasileña en 2016, quienes confesaron a las autoridades de su país que lo sobornaron entre 2012 y 2014 con pagos por un total de 10.5 millones de dólares utilizando empresas offshore con cuentas bancarias en paraísos fiscales.

“He negado categóricamente los supuestos dichos de los brasileños. A cambio de sentencias reducidas pueden haber inventado lo que les convenía. Por motivos profesionales los conocí, como a las principales empresas de la región, antes de ser funcionario público”, reconoció Lozoya.

El empresario mexicano Alonso Ancira, conocido en su país como “el rey del acero”, negó este martes, ante un juez español, los delitos de corrupción y blanqueo, de los que es acusado en su país, y alegó que se trata de una persecución política. Foto: Juan Pablo Zamora, Cuartoscuro

Cuando se le cuestionó sobre la presunta compra a sobre precio de una planta de fertilizantes, Javier Coello aclaró que esa acusación no tiene sustento, debido a que su cliente nunca participó en los comités para la aprobación de la transacción.

“El problema real es que desde que salí de Pemex, mis sucesores y la actual administración han propiciado una caída de más de 30% en la producción de gas en el país, por decisiones propias y erróneas, intentar culpar a alguien cuatro años después es absurdo”, destacó Emilio.

Respecto a la compra de una casa en la Ciudad de México en diciembre de 2012 con dinero de los presuntos sobornos de Odebrecht, aclaró que la propiedad se adquirió en realidad durante el mes de noviembre, es decir, un mes antes de que se convirtiera en funcionario público.

“¿Cómo se puede acusar de sobornos a una persona que no es funcionario público? Todo el dinero que se usó para la compra de dicho inmueble es producto de actividad empresarial de años de trabajo antes de ser funcionario público”, defendió.

Sobre la detención de su madre, Gilda Margarita Austin y Solís, destacó que durante la persecución política que sufre han atacado a su familia, como es el caso de su progenitora, quien es señalada por supuestamente haber recibido dinero de una de sus cuentas bancarias antes de que asumiera su cargo como servidor púbico.

Los delitos que se le atribuyen están relacionados con el supuesto sobreprecio de unos 500 millones de dólares en la venta de una planta de fertilizantes a Pemex en 2013, cuando esta empresa era dirigida por Emilio Lozoya Austin, sobre quien también pesa una orden de captura. Foto: Juan Pablo Zamora, Cuartoscuro

“¿Qué clase de delito es ese? Además de los delitos que se nos imputan no ameritan prisión preventiva en México, pero a pesar de eso el Gobierno le mintió o se coludió con un juez en México para generar órdenes de aprehensión”, aseveró Lozoya Austin.

-Con información de EFE

Publicaciones Relacionadas

Siguiente publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recomendados