Miércoles, diciembre 11, 2019

México aprieta el paso para dar fin a la prohibición de mariguana; sólo dejó corrupción, impunidad

Lo que comenzó como un fin común —la liberación de una planta con beneficios personales, médicos y económicos— se convierte poco a poco en una batalla por conseguir la mejor parte.

Ciudad de México, 24 de marzo (Vice/SinEmbargo).– El fin de la prohibición está cerca. A partir del viernes 22 de febrero, la prohibición absoluta de la marihuana en México fue declarada inconstitucional, reconociendo el derecho que tienen los mexicanos de consumir marihuana, así como llevar a cabo todas las actividades relacionadas con el autoconsumo, desde sembrar y preparar, hasta transportar. Con las tesis publicadas en el Semanario Judicial de la Federación —resultado de los cinco casos de amparo que llevaron a la jurisprudencia—, el Congreso está obligado a reformar las leyes para que vayan de acuerdo con lo resuelto por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

La batalla por liberar esta planta ha sido larga. Por más de una década, el movimiento cannábico mexicano creció a la sombra de los reflectores, organizando marchas y eventos informativos independientes para difundir la información relacionada con la mota. No fue hasta 2015 que la marihuana en México alcanzó un plano legal y mediático gracias a tres casos que cuestionaron la manera en que las leyes mexicanas abordan el cannabis.

En agosto de ese año, la revista Cáñamo recibió un dictamen de la Secretaría de Gobernación (Segob) para presentar pruebas para defender su publicación, ya que podía ser considerada ilegal por supuesto contenido inmoral. En septiembre, Grace Elizalde se convirtió en la primera persona en México en recibir un amparo para importar un tratamiento basado en cannabis. Y en noviembre del mismo año, la SCJN resolvió a favor del colectivo SMART el primer caso de amparo para consumir marihuana de manera personal. A partir de ese momento, la marihuana pasó de un plano callejero a uno legal, de salud, y derechos humanos. Pero eso es solo la punta del iceberg.

Detrás de esas historias, una comunidad conformada por miles de personas observaba impaciente desde sus hogares, trabajando desde sus casas y sus vecindarios para convertir al cannabis en una cultura. Cada vez más personas decidieron dar la cara y empezaron a surgir eventos cannábicos, foros dedicados a la marihuana en donde no se podía fumar pero en donde esta comunidad secreta comenzaba a conocerse las caras. Siguieron los talleres clandestinos, pequeñas reuniones privadas en donde se enseñaba a los asistentes a autocultivar marihuana para dejar de recurrir al mercado negro, y para preparar aceites medicinales a partir de la planta. Finalmente, en 2018, se llevó a cabo la primera Copa Cannábica en México, un evento profesional en donde cultivadores de todo el país compitieron por presentar la mejor marihuana frente a un jurado internacional.

De la mano de los derechos llegaron los intereses económicos. Después del amparo otorgado a Grace para importar un tratamiento de cannabis, muchos pacientes vieron en la planta una posible medicina para diversas enfermedades. De la misma manera, diversos empresarios, tanto mexicanos como extranjeros, vieron en este amparo la oportunidad de incursionar en una de las ramas de la medicina que mayor crecimiento económico promete en los próximos años. Mientras algunas personas siguieron impulsando la legislación para facilitar la importación, hubo también quien decidió tomar el camino del autocultivo para obtener su propio medicamento.

Asimismo, mientras la marihuana ganaba terreno en la Suprema Corte —a través de diversos amparos impuestos por activistas cannábicos—, colectivos de productores mexicanos comenzaron a profesionalizar sus productos para llevarlos a niveles internacionales y poder competir cuando finalmente sea legal: surgió la primera cajetilla de cannabis, algunos cultivadores comenzaron a realizar cromatografías para asegurar la calidad de sus cosechas, pequeños emprendedores comenzaron a distribuir sus propias gotas medicinales o cartuchos de THC para vaporizar. A finales de 2018 se creó la Asociación de la Industria del Cannabis en México, para defender los intereses de la industria nacional. Y a principios de 2019 cultivadores de diferentes estados se unieron para formar la Federación Mexicana de Cultivadores y Extractores, para hacer un frente unido que represente los intereses de los productores.

Ante este panorama es urgente regular. Lo que comenzó como un fin común —la liberación de una planta con beneficios personales, médicos y económicos— se convierte poco a poco en una batalla por conseguir la mejor parte. Mientras consorcios internacionales negocian su entrada al país, los productores mexicanos se preparan para no quedar atrás. Y aunque algunos pacientes ya importan los medicamentos que necesitan, otros todavía luchan porque se permita el autocultivo como manera de acceder a esta medicina.

La política prohibicionista fracasó: generó un aumento en la violencia y dejó a los consumidores como uno de los eslabones más débiles de la cadena. Y aunque regular la marihuana no resuelve de golpe los problemas profundos del país —aquellos relacionados con la violencia, la corrupción y la impunidad—, sí puede crear las reglas para proteger a todas las partes. Y más importante, crear un espacio de convivencia en donde todos aquellos interesados en la marihuana puedan beneficiarse de la planta, tanto los productores, como los consumidores y los pacientes.

Para llevar a cabo una regulación responsable se necesita la participación de la sociedad civil, de la iniciativa privada y del Estado. Y después de años de perseverancia e intensas batallas legales, es el turno del Congreso, donde ya hay una iniciativa presentada por la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, que contempla el aspecto personal, médico y comercial. Con las resoluciones publicadas la semana pasada, el Congreso está obligado a regular. De lograrlo, México no sólo estaría terminando con la prohibición insostenible de una planta, sino que estaría poniendo un ejemplo a nivel mundial por ser uno de los primeros países en regular a nivel federal, y por haberlo hecho basado en las leyes, la salud, y los derechos humanos.

LAS EMPRESAS QUE VENDEN MARIGUANA

El pasado 21 de noviembre, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) liberó un paquete de 38 productos con cannabis. Se trata de la primera liberación de productos con mariguana en México.

El titular de la Cofepris aseguró que los productos serán comercializados, exportados o importados por siete empresas nacionales y extranjeras.

Las compañías autorizadas son CBD Life, CBD Science, Endo Natural Labs y Farmacias Magistrales, de capital mexicano. Med Mex y Aceites Orgánicos de América, de capital estadunidense, y Finat México de España.

Los productos contienen derivados de cannabis en concentraciones de hasta el 1 por ciento o menos de THC (componente psicotrópico de la cannabis).

Especialistas, académicos y políticos han realizado una serie de llamados para que México abandone la política de prohibición de consumo de mariguana y de pasos hacia el consumo y producción legal de la hierba.Por ejemplo, en octubre pasado, durante el proceso de transición, la ahora Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, dijo que el Gobierno de López Obrador impulsará una política de drogas para que el uso medicinal y recreativo de la mariguana sea legal.

“Nosotros estamos pensando en mariguana para usos medicinales y recreativos y penalizarla fuertemente en la venta a menores de edad y también estamos pensando en programas de rehabilitación de adictos, simultáneamente. Este es un problema de salud pública, no es un problema de prohibicionismo, es un problema de salud pública que hay que atender debidamente”, subrayó.

En México han muerto cerca de 200 mil personas a causa de esta guerra, y unos 30 mil son contabilizados oficialmente como “desaparecidos”. Pero no sólo los homicidios dolosos: también los robos, el secuestro, la extorsión y los feminicidios se han disparado en estos años, los más terribles para la seguridad de los mexicanos.

Publicaciones Relacionadas

Siguiente publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Recomendados